Capítulo 6 – Je T´Aime, París

(…)

tumblr_mj45oa49Am1s3mvzvo1_500Las risas vuelven a aparecer hasta que que él se queda callado y yo continúo riéndome. De pronto me detengo al verlo con una leve sonrisa en su rostro.

–¿Sucede algo?– le pregunto.

–Te escucho reír e imagino que te debes ver más hermosa cuando lo haces.

“¿Cómo puede hacer que de un momento a otro me cambie la risa por una cara de ensoñación?”

Sus manos se levantan hacia mi rostro y suavemente comienza a acariciar cada una de mis facciones. Sus pulgares acarician mis mejillas, mis parpados, delinea mis cejas y mi frente. Mis ojos se cierran al sentir su tacto y dejo que me conozca a través de su piel, cuando en eso siento que se acerca y me da un casto beso e mis labios.

Sujeto sus brazos para no perder el contacto e inhalo el olor de su perfume y de su presencia mientras seguimos unidos por aquel gesto, hasta que me suelta.

Pega su frente a la mía y abro mis ojos lentamente para observarlo.

–Tu rostro y forma de ser le hacen honor a tu nombre– dice de pronto.

–¿Por qué lo dices?– pregunto curiosa.

–París es una ciudad bella, hermosa, una ciudad romántica…– me explica mientras se separa y me sujeta de la cintura– mientras más la conoces, mientras caminas por sus calles escondidas que guardan escenarios inolvidables, balcones rodeados de flores, más te dejas encantar y quieres pasar más tiempo en ella, acercarte más, adentrarte a sus parques, a sus pasajes, a su historia. Eso es exactamente lo que me sucede conmigo París, mientras más te conozco, más me conquistas. Me enamoras.

“Joder! ¿Quién le enseñó a este hombre a ser tan bello?” Me lanzó a él y lo beso de nuevo. Saboreo sus labios y me deleito con ellos por las palabras que me acaba de decir. Me llena la ilusión, me siento mágica, y si él provoca esto a estas horas del día, no quiero pensar en como me sentiré de acá a unas horas.

Me suelto de él y comienzo a besar su rostro de forma rápida como una niña traviesa. Lo lleno de pequeños besos hasta que comienza a reir.

–¡Woa! Si te vas a darme tantos besos cuando te diga cosas así, trataré de decírtelas más seguido. ¿Estás lista para el desayuno?

Antes de contestar siento un leve rugido en mi estómago y él sonríe al escucharlo.

–Ok, ya entendí, creo que es mejor que nos apuremos– dice en tono de burla.

Nos tomamos de la mano y comenzamos a caminar como si fuéramos dos enamorados. Por momentos me detenía a verlo y disfrutaba ver la forma en que caminaba con tal seguridad. En su rostro denotaba felicidad y tranquilidad y me sentía feliz de estar a su lado.

(…)

LEE EL CAPÍTULO COMPLETO INGRESANDO A MI WATTPAD.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s