Hasta que salga el sol

Esther y Sofía son dos hermanas que, junto con su padre, regentan un pequeño hotel en la bonita población de Benicàssim.

Esther, la mayor, es juiciosa, trabajadora y terriblemente responsable, por lo que acaba invirtiendo más horas de las debidas en el hotel. Sofía, por el contrario, es una chica complicada, egoísta e insensata, demasiado mimada por su familia y con unos amigos que no le hacen ningún bien.

Esther decide matricularse en un curso de cocina en Londres. Durante su estancia conocerá a Jorge, un hombre que le hará creer que la magia y el romanticismo existen.

Sofía, por su parte, conocerá a Luis, que le enseñará a quererse y a darse cuenta de que en la vida hay pretextos pero también hay resultados, y que si uno quiere que lleguen, tiene que trabajar por ellos.

Hasta que salga el sol es una historia en la que el amor, la familia, los amigos, el tesón y la música están muy presentes. Sumérgete en ella y déjate emocionar.

ADQUIÉRELA AQUÍ.

Una flor para otra flor – 4ta Las Guerreras Maxwell

51ubcoabv7lEstar enamorado de la mujer que se desea olvidar no es algo que el joven e impetuoso highlander Zac Philips lleve bien.

Tiempo atrás, Zac posó sus ojos en Sandra, una joven de mirada y pelo castaños que cautivó con su sonrisa. Pero cuando el padre de Sandra falleció, sus abuelos maternos las obligaron, tanto a ella como a su madre, a dejar las Highlands, su lugar de residencia, y regresar a Carlisle, un lugar en el que ninguna de las dos conseguía ser feliz, sobre todo cuando sus abuelos se empeñaron en concertarle un matrimonio.

Dispuesto a salvar a su amada, Zac partió hacia Carlisle, pero al llegar allí se encontró con Sandra riendo divertida con uno de aquellos ingleses. Ofuscado y con el corazón destrozado, regresó a las Highlands con la intención de olvidarla.

Sin remilgos ni medias tintas, Sandra iba ahuyentando a sus supuestos pretendientes, ganándose así la enemistad de sus abuelos y, con el tiempo, cargando con la culpa por la muerte de su abuela.

ADQUIÉRELO AQUÍ.

RESEÑA PASA LA NOCHE CONMIGO

516qwadjt8lYo no sé como hace Megan Maxwell, pero cada que saca una novela nueva, hace que mi cabeza explote como la bomba atómica. ¿La razón? pues porque en cada novela, Megan no hace más que dejarnos enamoradas, con ganas de… muchas cosas, y siempre logra alborotar nuestras emociones, y eso se siente al doble cuando su historia está vinculada con “Pídeme lo que quieras”, y creo que todas saben el porqué.

Debo reconocer que cuando salió el libro “Pasa la noche conmigo” y vi la línea de su portada y los pétalos verdes, tuve una plática en mi interior donde el deseo con la razón entraron en una tremenda discusión, entonces, cuando ví la portada en mi cabeza sólo se escuchaba “No… no puede ser…. ¿Es el libro? ¿Es la historia del Profe. Dennis?… Oh my Good, sí es el libro!!!!!…. pero no… muy rápido… ¿cuanto tiempo ha pasado?…” Y así sucesivamente.

Pero en fin, el libro salió y obviamente, fui como loca Amazon y comencé con su lectura la misma noche que llegó a mi Kindle.

Creo que sobra decir que me costó mucho despegar mis ojitos de esta historia, ya que como todas las historias de Megan, te atrapa desde un inicio, y no lo digo porque Dennis esté más bueno que mango dulce congelado y cortado en rodajas, lo digo porque en sí, la novela, te da una de sorpresas que no te puedes imaginar.

A ver, que ya todas saben que Dennis es profesor… Oh sí… yo no sé por qué carajo no tuve un profesor de ese nivel en mi colegio! y cuando digo en ese “nivel” lo digo en toooodos los sentidos, porque el tipo además de estar buenazo, es bueno en su profesión… creo que incluso me hubieran encantado las matemáticas si él me las hubiera enseñado, y creo que no soy la única ¿A que sí?

El asunto es que Dennis conoce a Lola, y pues la forma en que se conocen podría decir que es algo… elevada, pero creo que más elevado es todo lo que llega a surgir entre ellos.

Ahora ¿quién es Lola? Pues es una mujer que, por apoyar a su hermana en un momento difícil de su vida, viaja con ella a Brasil sin saber que, a raíz de ese viaje, las cosas iban a cambiar para ella.

La vida de Lola es otro cantar, y créanme que les sacará más de una sorpresa… Uuufff, estoy segura que en más de una ocasión caerán como Condorito, así… ¡PLOP!… Jaa! ya se acordarán de mí cuando la lean.

Les diré que Dennis se hace querer inmediatamente… y desear también, no les voy a mentir. Es un hombre que creo que toooodas quisiéramos tener a nuestro lado, y no lo digo porque sea del país de la samba, sino por todo lo que es, por su carácter, su inteligencia, son sonrisa… su forma de bailar…. la forma en que se mueve y….

Pausa… necesito respirar hondo.

La verdad es que no puedo contarles mucho chicas, pero les diré que las cosas se ponen algo complicadas, más cuando el destino decide jugar y cruza el camino de Dennis y Lola en el lugar que menos se esperaban y con una situación muy pero muuuuy difícil de afrontar… sobretodo porque él es quien tiene que soplarse algo que nadie se esperaba… ni siquiera ustedes.

Como siempre hace Megan en sus novelas, nos presenta otros personajes que las hará reír mucho, por ejemplo, la hermana de Lola, Priscilla… esa mujer está más loca que una cabra, en serio! Y Diana, la abuela… Dios! Yo quiero una abuela así, se los juro! O sea, adoro a la que tengo pero esta es fuera de serie, aunque también me da pesar en más de una ocasión. También conocerán a personajes que les robará un pedazo de corazón, como Elora, una gran mujer, y Aidan, un chico que también les provocará suspiros.

Además también se encontrarán con personajes a los que amamos, que obviamente son Erick y Judith; otros que, aunque no lo crean, querrán matar en su momento, como Justin y Maria, que ya sabrán quienes son, y algunos que les despertará una mezcla de sentimientos, entre cólera y lástima, como  Colin, el papá de Lola.

Como ven la historia está llena de personajes únicos, un par de protagonistas llenos de pasión, deseo y confusiones, que son igual de cabezotas, pero que merecen ser felices, sobretodo Lola, y ya sabrán el porqué.

Una novela que nos muestra como las mentiras nunca traen nada bueno y como éstas mismas tienen patas cortas, porque sí chicas, las verdades siempre se llegan a saber. Una novela que nos muestra hasta donde se es capaz de llegar por una amistad, y como a veces en vez de ayudar facilitando las cosas, le hacemos daño a quienes queremos, que nos muestra lo importante y vital que es decir la verdad, por muy pequeña que esta sea, y que siempre… SIEMPRE hay que escuchar y no juzgar de forma premeditada, no adelantarnos y escuchar la otra parte de la historia, porque de lo contrario, nos podemos arrepentir.

Una novela cautivante, arrasadora, que les sacará no solo un suspiro, sino muchos de ellos, además que les entrará un calorcito que ¡madre mía!… es que ese Dennis…¡Uuuff!

Una historia fascinante en toda la palabra, de fácil lectura, con mucho ritmo, pasión y sentimientos vivos  que las dejará con ganas de pasar más de una noche leyéndolo.

Como siempre Megan, me dejas encantada con otro libro, y quedo a la espera del que sigue, porque sé que habrá otro 😉

 

Pasa la noche conmigo

516qwadjt8lDennis es un atractivo profesor brasileño que durante el día da clases en un instituto de Alemania y por las noches enseña forró, un baile típico de su país. Cuando el curso escolar acaba, recibe una oferta de trabajo en un refinado y reputado colegio británico, y él la acepta sin dudarlo.

Su llegada a Londres le resulta muy interesante. Nuevos aires, nuevas conquistas y antiguas amigas que le enseñan la ciudad y que en seguida le hablan de los locales swinger, a los que acudirá para disfrutar del intercambio de pareja y de la clase de sexo que a él le gusta practicar con las mujeres.

Pero todo se complica cuando conoce a Lola, una española con un carácter endiablado que, a diferencia del resto de las mujeres, no cae rendida a sus pies y que incluso parece que lo está utilizando.

Dennis nunca se ha enamorado, por eso no entiende por qué cada vez que la ve se le acelera el corazón.

Pasa la noche conmigo es una historia que te hará sonreír y disfrutar y, por supuesto, también te llegará al corazón. ¿Te la vas a perder?

ADQUIÉRELO AQUÍ.

Soy una mamá

51iFJtiVkELSoy una mamá narra la historia de Estefanía, una mujer felizmente casada y madre de tres hijos. Vive en un pueblo de Madrid y trabaja por horas en una residencia de ancianos para que el día se le haga menos largo.

La rutina de Estefanía es siempre la misma: levantarse, atender a sus hijos, llevarlos al cole, desayunar con sus amigas, ir al súper, sacar a su perra y después ir al trabajo.

Ella es feliz. Todo es perfecto. Tras veinte años de casada, excelente marido, niños maravillosos, chalecito pareado… Pero de pronto todo se trastoca cuando se entera de que ese marido al que tanto venera, y por el que siempre pone la mano en el fuego, la está engañando con otra.

De pronto se da cuenta de que ha vivido una mentira que ella misma se ha empeñado en fabricar, y harta de todo, decide divorciarse y poner punto final a su «fueron felices».

ADQUIÉRELO AQUÍ.

RESEÑA EL DÍA QUE EL CIELO SE CAIGA

51bAI8C1nHL._SX337_BO1,204,203,200_Hay libros que, ni bien termino de leerlos, provocan una sensación en  mis dedos que me impulsan a escribir la reseña de la respectiva historia sin importar la hora ni el día de la semana que sea, ya que así permito que fluyan los sentimientos albergados después de la lectura, así que acá estoy, sentada en mi cama a una hora X de la madrugada, escribiendo acerca de otro libro que ha causado una revolución en mis emociones, otro libro que ha provocado que esté por un buen rato llorando como una magdalena por la inmensidad de sentimientos que conlleva, por su valor, y por la inmensidad de la historia como tal.

¿Qué libro es el culpable? Pues nada más y nada menos que “El día que el cielo de caiga” de Megan Maxwell.

Cuando leí la sinopsis y tuve la oportunidad de entrevistar a Esther Escoriza, editora de Grupo Planeta, supe que la historia era diferente a lo que estamos acostumbradas a leer de Megan. Bien lo dijo Esther: “Ese libro se lee con un caja de Kleneex al lado” y sí, cuanta razón tenía.

Esta historia es, en definitiva, la viva muestra que Maxwell es una escritora con toda la palabra, ya que, pese a ser una novela que rompe los esquemas de su estilo, tiene un valor emocional increíble, demostrándote que no es necesario tener una novela plenamente romántica entre manos para enamorarse.

Este libro es una lección de vida.

Una lección en la que, te das cuenta, que la sangre que une a una familia no lleva más que un vínculo genético, un vínculo que no es lo más importante, es decir, si eso fuera  lo primordial, entonces no habrían tantas personas en el mundo que son dejadas de lado por aquellos que se dicen llamar padres, hermanos, tíos, primos, sobrinos… Personas de las que menos esperas una traición, un engaño, una mentira, un abandono, porque claro, hay un parentesco. Si realmente la sangre fuera lo más importante para llamar a alguien “familia” no existirían tantas personas que quedan solas en los asilos, ni tantas personas que mueren solas en un hospital o en la habitación de su casa, ni tantos niños golpeados o dejados a su suerte ante el mundo.

A ellos no se les puede llamar “familia”, porque el vínculo más fuerte que existe en una familia de verdad, el  vínculo que tiene mayor valor, es el amor.

El amor es la base de todo.

Siempre he apoyado esa teoría que dice que “los amigos son la familia que uno escoge”, y vaya si es cierto. Los amigos, esos de verdad, los que están contigo en las buenas y en las malas, los que te conoce de “pe a pa”, los que saben si estás triste con solo una mirada, los que saben en qué momento necesitas un abrazo y te lo dan sin necesidad de decirte nada, los que con una mirada pueden decirse más que mil palabras… esos son tu familia, porque es tu corazón quien los adopta, es el corazón el mayor enlace y no la sangre que corre por nuestras venas.

Eso es justo lo que vives en esta novela. Una novela cuyo nombre es bastante peculiar, o al menos yo lo creí así, pero en definitiva, después de leerlo, te das cuenta que no habría existido un mejor título para esta historia.

Alba y Nacho… Dios, este par de personajes es de aquellos que jamás lograré olvidar.

La historia comienza en 1970, año en el que, después de una tragedia, un pequeño Nacho, junto a su Yaya, su hermana Lena y su hermano Luis, se mudan al mismo edifico donde vive Alba con sus padres y su abuela Remedios. Es ahí donde, después de un encuentro inesperado y triste, en el que el disfraz de un “monito” marca el resto de sus vidas, que Alba le propone a Nacho convertirse en los mejores amigos a la corta edad de 7 años, y esa se convierte en la mejor propuesta de su vida.

La familia de Alba es de lo mejor. De esas familias únicas que mantienen tradiciones, que conservan esas cenas navideñas, de año nuevo y día de reyes, de aquellas que te apoyan en todo y que te enseñan que el dinero es lo menos importante para ser feliz.

Ellos son las personas que adoptan a Nacho, sus hermanos y su Yaya como parte de su familia por el resto de sus vidas.

Alba es de las jóvenes ilusas que cree que el amor es perfecto, de aquellas que sueña con casarse de blanco y bailar el típico vals que suena en todas las bodas junto al hombre de sus sueños, mientras que Nacho, a diferencia de ella, es de los chicos diferentes, realistas, que cree que el amor no es como lo piensa Alba, que siempre marca diferencia, al que nunca le falta la vista para detectar a las personas buenas o malas, que siempre mantiene una sonrisa en su rostro, que lucha por sus objetivos, leal, fiel, buen amigo, fuerte… valiente.

Sí, así es Nacho.

Ambos crecen al mismo tiempo, van a las mismas fiestas, son cómplices en todo, conocen sus miradas, sus coqueteos para con las chicas y chicos, son de esos amigos que pudieran ser la pareja perfecta, pero entre los que sólo existe un amor de hermanos.

Sin embargo las cosas se tuercen un poco con la llegada de ciertos personajes que no hacen más que joderlo todo. Personajes que te muestran lo ciego que puede ser el amor a veces y los errores que uno puede llegar a cometer.

Pero cuando hay una amistad tan fuerte como la de Nacho y Alba, no hay nada que pueda interceder por completo. No importa el tiempo que pase o las circunstancias que los haya llevado a alejarse, solo existe el perdón, se olvidan los rencores, los resentimientos. Cuando hay un vínculo como el de este par, cuando hay ese tipo de amor, existe el respeto, la admiración, pero en especial, existe la aceptación.

Ustedes saben que no suelo contar novelas ¿verdad? y menos una con esta dimensión, pero… Dios es que esta historia esta llena de tantos momentos alegres, divertidos, y a la vez tristes, melancólicos y nostálgicos, ya que en el trayecto de la vida de todos estos personajes, se van descubriendo secretos, vivirán partidas, despedidas, lágrimas, sonrisas.

En estas páginas verán como la familia tiene que lidiar con la rebeldía de Lena, la hermana de Nacho, conocerán a la estúpida, idiota y egoísta mujer de Luís, a quien por cierto, odiarán con toda el alma y no, no hablo de ella, hablo de él… ese capullo… Pppffff… ese tipo se convierte en lo peor, creo que no hay palabras para describir lo que siento por él, pero ¿saben qué? el karma existe… oh sí. Esa teoría que todo lo que tiras se te regresa es muy cierto, y lo verán con este “hermano” de Nacho… ¡cabrón!

Disculpen mis insultos, pero ustedes saben que me altero un poco cuando escribo las reseñas, en especial cuando hablo de personajes tan fríos, déspotas y egoístas como Luis. Creo que ni a Sergio logré odiar tanto.

Ahora se preguntarán ¿quién es Sergio?… pues pregúntenselo a Alba. Sólo les diré que es una piedra en el camino que al final, no logra su objetivo. ¡Ja!

Pero también debo mencionar a uno que sé que les robará el alma desde un principio. Víctor. Ese es otro de los personajes que jamás voy a olvidar y que, estoy segura, más de alguna de ustedes querrá tener en su vida… en todos los sentidos.

Víctor es de los hombres que vale oro. Acuérdense de mí cuando lean la novela y me darán la razón.

Miren, no puedo contarles mucho más porque arruinaría la reseña por completo y no quiero eso chicas, pero se van a conmover tanto con esta historia que se les formará un nudo en la garganta en más de una ocasión, y todo aquello que vayan acumulando al final las hará explotar con lágrimas, sollozos e inmensa tristeza.

El cariño que tienen por los personajes se convertirá en admiración y respeto al ver su fuerza, su coraje, su valentía, su perseverancia, porque a ambos les toca vivir una situación tan difícil que no le deseo a nadie en el mundo.

Se llevarán una gran sorpresa en alguna parte de la historia, pero eso no cambiará nada, al contrario, despertará sentimientos más fuertes por los protagonistas y las llevará a querer tener un Nacho y una Alba en sus vidas.

Esta novela te muestra que los verdaderos amigos son capaces de todo por uno, incluso pueden prometer no llorar para no hacernos sufrir. Los amigos como Alba y Nacho son de aquellos que están ahí, siempre, que cumplen sus promesas, que mantienen la lealtad y que son capaces de todo por cumplir nuestros deseos, por muy difíciles que estos sean. Son capaces de lanzarse al vacío por ti, aunque le tengan miedo a las alturas, o de recrear una calle argentina para que bailes un tango tradicional sin importar que estés al otro lado del mundo.

Son capaces de llenarte de esperanza y de regalarte una sonrisa, aunque sea en el momento más difícil de su vida.

Esta novela es una oda al amor con toda la palabra, pero no al amor de pareja, sino al amor auténtico, el de amistad, al amor de lealtad, a ese amor cargado de pureza, de transparencia, a ese amor perfecto donde no existen defectos, donde la vida propia pasa a un segundo plano para anteponer la de otros como prioridad, y es que “el amor es amor cuando se siente de corazón”.

Pero más que una novela, esta es una enseñanza que, a su vez, nos hace ver cuantas personas viven momentos tan difíciles en soledad. Personas que anhelan un abrazo, un apoyo, y que son abandonadas de forma injusta, así que, agradezcamos por tener una familia y por tener personas a nuestro lado que nos quieren y valoran, y tratemos de ayudar siempre a aquellos que lo necesitan

Definitivamente, esta historia nos enseña que “familia es familia sin importar como se haya formado”, que la vida es una lección que hay que saber afrontar y que no debemos olvidar que siempre, en algún momento de nuestras vidas, el cielo se caerá para reunirnos con aquellas personas que tanto amamos.

Ellas estarán ahí, esperando por nosotros.

Cierro esta reseña con la frase favorita de Nacho y que está cargada de una gran verdad. Estoy segura que así como yo, no la podrán olvidar nunca y se acordarán de esta historia cada vez que la lean.

“Recordar es fácil para quien tiene memoria, olvidar es difícil para quien tiene corazón.”

Gabriel García Márquez.

 

 

 

 

 

 

 

 

El día que el cielo se caiga

51bAI8C1nHL._SX337_BO1,204,203,200_Alba y Nacho se conocen desde que eran niños. La conexión entre ellos es muy especial y aumenta con el paso de los años, hasta que ella se casa y, obligada por su marido, se distancia de él.

Nacho se marcha a Londres. Allí encontrará al amor de su vida, a quien luego perderá a causa de una desconocida enfermedad. Alba, que no sabe lo mal que lo está pasando su amigo, acude a él tras su fracaso matrimonial. Su reencuentro crea una unión irrompible, pero al cabo de poco tiempo ella descubre que Nacho también está enfermo.

En su afán por ayudarlo a luchar contra lo que parece inevitable, Alba conocerá a Víctor. Y lo que en un principio no son más que encuentros fortuitos, se acaba convirtiendo en un amor incondicional que le permitirá superar sus miedos e inseguridades.

Esta novela hará que te cuestiones varias cosas: ¿por qué el destino es capaz de hacernos encontrar a nuestra media naranja en el peor momento de nuestra vida? ¿Por qué siempre decimos que se mueren los buenos y los malos se quedan aquí para fastidiarnos?

Si quieres conocer el desenlace de esta tierna, emotiva y dura historia de amor y amistad, no te pierdas El día que el cielo se caiga.

ADQUIÉRELO AQUÍ.

Hola ¿Te acuerdas de mí?

UnknownAlana es una periodista independiente que se refugia en su profesión porque es muy escéptica en cuestiones de amor. Un día, la revista para la que trabaja le encarga un reportaje en Nueva York, y allí, los caprichos del destino harán que conozca a Joel Parker, un atractivo norteamericano. Sin em­bargo, cuando Alana descubre que es capitán de la primera división de Marines del ejército de Estados Unidos, huye de él sin mediar palabra.

Incapaz de entender la reacción de Alana, el capitán Parker hace todo lo posible por comprenderla, hasta que descubre que el padre de la joven fue, como él, militar americano.Sin proponérselo y casi sin quererlo, Alana encontrará en Joel esa clase de amor especial e irrepetible del que su madre siempre le había hablado. Pero se topará también con una dolorosa parte de su pasado que nunca conoció y que su madre jamás pudo olvidar: su padre.

Hola, ¿te acuerdas de mí? nos sumerge en dos historias paralelas con un final de película: dos relaciones en diferentes épocas, en distintas ciudades y con unas circunstancias que nada tienen en común, pero en las que el amor se convierte en el gran protagonista.
Si te gusta Megan Maxwell, no puedes dejar de leer su novela más íntima, basada en la historia de su madre y repleta de momentos emotivos que te harán tener los sentimientos a flor de piel.

ADQUIÉRELA AQUÍ.

 

Reseña Oye morena ¿tú qué miras?

51-Nd7ddArL._SX334_BO1,204,203,200_¿Se acuerdan de la historia de Adan y Eva?… sí, Adan cae en la tentación de morder la manzana… creo que a partir de ese momento nace esa teoría de que todo lo prohibido es más tentador, y si eso lo aplicamos a otras cosas, también cabe en la teoría que dice que mientras más difíciles se nos pongan las cosas, más nos empeñamos en obtenerlas. Igual esta teoría aplica en el caso de un hombre que tenga como teoría no repetir de mujer en su cama, hasta que se topa con una que le despierta esas ganas de repetir, y más de una vez, y por más que se empeñe en no querer hacerlo, las ganas siempre están ahí.

Grrr! ay los humanos! definitivamente somos un caso! incluso en las novelas que tanto disfrutamos, especialmente las que vienen de la mano de Megan Maxwell… Dios, esta mujer sí que sabe como ponernos de cabeza con sus historias porque todas tienen algo que nos conquista y nos hace vivir todos los rollos, confusiones y diferentes personalidades de sus protagonistas, y “Oye morena, ¿tú que miras?” no fue la excepción.

Les diré que desde que conocí a Coral en “Adivina quién soy”, me dije “este personaje tiene para mucho y espero saber pronto de ella”. No sé, me encantó su forma de ser, su espontaneidad, su locura, todo de ella. Una mujer que, así como todas las protagonistas de Megan, tiene un carácter muy fuerte, y es justo por eso que tiene una amistad tan fuerte con Yanira y las demás chicas que ya conocemos.

Peroooo, en esta novela conoceremos a una Coral que no conocíamos, viviremos sus pensamientos, sentimientos, deseos, preocupaciones, y esto hará que la quieran mucho más de lo que ya la quieren. Y bueno, de Andrew… de él mejor les hablo después por que sino ciertas partes de mi cuerpo comenzarán a latir muy rápido y no quiero incidentes en la oficina.

A ver, ¿se acuerdan que Coral había conocido a un peruano con el que comenzó un romance? pues bien, el romance siguió, tanto que Coral queda embarazada y tiene una niña a la que adora, pero las cosas en el amor no siguieron bien, haciendo que, una vez más, Coral se sintiera decepcionada de este sentimiento tan hermoso.

Sin embargo, a pesar de esto, de las malas experiencias y de saber que al amar se puede sufrir mucho, Coral es de las que al fondo… muuuuuy al fondo, guarda a esa mujer romántica que espera algún día, conocer al amor de su vida. Pero como les dije, eso lo alberga muy al fondo de su corazón, por mientras se dedica a disfrutar de su hija, de los postres que hace, de sus amigas, y sobretodo, del sexo.

Peroooo… chan chan chaaaaann! hay alguien… un hombre que está para comérselo de a poquitos y chuparse los dedos… y otras cosas. Andrew, ¿lo recuerdan? el que le da servicios de seguridad a Yanira en sus conciertos,  aquel que en un par de ocasiones hizo ojitos con Coral hasta que tuvieron un encuentro sexopasional que ninguno de los dos pudo olvidar, sin embargo nuestro quedo parasito y dios del sexo tiene una regla que respeta al pie de la letra: él no repite, es decir, si se acuesta con una mujer pues se acostó y adiós, nada de volver a tener otro encuentro. ¿La razón? ya la descubrirán.

Ahora ustedes si dirán “Seguro que Andrew repite con Coral”… pues… mmmm… cómo se los digo?… a ver, Coral es una mujer hermosa y él está ri-quí-si-mo, además viven cerquita, así que aunque lo eviten, llega un punto en que no lo pueden negar… es decir, eso de vivir a la par del hombre que te hizo ver las estrellas y verlo a cada rato como que hace las cosas un tanto difíciles ¿verdad? aunque el hecho de tenerlo a la par también implica escuchar sus encuentros sexuales, pero no sólo los de él…¡Ja! OBVIAMENTE! Coral no se iba a quedar tranquila, así que a él también le toca soportar ciertas cosas no muy gratas.

Sin embargo mis estimadas, el asunto no termina ahi… nop, nada que ver, las cosas se complican cuando la niña de Coral viaja con su papá y Andrew la invita a hacer un viaje que les traerá muchos pero muchiiiisimos cambios a los dos, y créanme que va más allá de lo que se imaginan o esperan.

Oh sí, ese viaje es una travesía en la que ambos lo pasan bien y mal a la vez. Es ahí donde Coral descubre muchas cosas de Andrew, lo conoce a fondo, conoce su pasado, a alguien de su pasado y muchos detalles que no tendrán que descubrir. Él por su lado también conoce más a Coral, aunque a veces las cosas se ponen complicadas para hacerlo.

Ustedes se preguntarán ¿a dónde se la lleva?… ja! pues a un lugar bastante difícil de enfrentar pero que al final se convierte en una especie de paraíso para los dos. Un lugar en el que Coral tendrá que sacar las uñas en más de una ocasión enfrentarse con personajes malvados, antipáticos,odiosos y pedantes, así como otros que las conquistarán en un santi amén.

Créanme chicas, Coral sufre mucho, pero como toda protagonista femenina de Megan, no se deja, no permite que le falten el respeto y se enfrenta con quien sea, olvidándose de donde está, y claro, no puede evitar que su corazoncito comience a latir por Andrew, del que día a día logra a descubrir más y más.

¡Ay Coral! la pobre se mete en unos líos que no tienen idea, y sé que se reirán mucho con ellos, al igual que sus reacciones y su forma de responder para defenderse, pero al conocer lo que piensa nos hace ver el tipo de mujer que es y el gran corazón que posee.

¿Qué pasa con esos dos?… uf! muchas cosas que van más allá de encuentros sexuales no planificados pero muuuuy disfrutados. Les toca vivir rodeados de mentiras, les toca enfrentarse a situaciones inesperadas que crean grandes alborotos, viven la aparición de los celos, descubren cosas de las que no tenían idea y se introducen en una relación que al final provoca un caos de esos grandes e inolvidables.

Una historia llena de altos y bajos, de sorpresas, de tratos complicados, de una señora insoportablemente fría, de unos personajes que guardan secretos, otros que no son lo que aparentan y claro, personajes que querremos agarrar de las greñas y desaparecerlos en un dos por tres.

Una novela llena de sentimiento que nos muestra como no podemos huir de ciertos sentimientos, aunque no queramos sentimos ni vivirlos por miedo a volver a sufrir, pero que nos recuerda que cuando el corazón elige, no hay santo, ni ex novias, ni nada que pueda alejarlo del que ha elegido para latir más fuerte.

De lo que sí estoy segura es que, así como yo, se morirán de ganas porque alguien tan bueno como Andrew, en algún momento se les acerque y les diga al oído “Oye morena, ¿tú qué miras?”.

 

Oye, morena ¿tú qué miras?

51-Nd7ddArL._SX334_BO1,204,203,200_Una divertidísima comedia romántica que nos recuerda que, aunque el amor tiene fecha de caducidad, a veces puedes conservarlo para toda la vida.Hola, soy Coral. Siempre fui una romántica empedernida, hasta que el género masculino me rompió el corazón. Después de varios desengaños, os juro que me dije a mí misma que no iba a permitir que nadie más me hiciera daño. ¡Qué bonito es el amor, pero menuda mierdecita es sufrir por él! Hoy por hoy me considero una mujer relativamente feliz. Trabajo como repostera, tengo unas amigas increíbles y una preciosa hija a la que adoro. En cuanto al temita hombres, lo único que pretendo es disfrutar de un sexo divertido con ellos y poco más. Sin embargo, debo confesar que hay uno que hace que se acelere mi atontado corazón cada vez que lo veo. Se llama Andrew y es el jefe de seguridad de las giras musicales de mi amiga Yanira.

Andrew es un bomboncito alto, de ojos oscuros, moreno y terriblemente atractivo. Y si a eso le sumas que conduce una moto y que tiene ese puntito canalla en su mirada que me vuelve loca, ¡ni te cuento! Pero Andrew es esquivo en lo que se refi ere a las relaciones amorosas, y eso me hace pensar que a él también le partieron el corazón y que por eso nunca repite con la misma mujer.Repetir, repetir, yo no le voy a pedir que lo haga conmigo, pero cuando nuestras miradas se encuentran, una extraña corriente se genera entre nosotros, y eso me inquieta y me hace pensar en si realmente repetiremos algún día.

Pues bien, eso sólo lo sabrás si lees: Oye, morena, ¿tú qué miras?

ADQUIÉRELA AQUÍ.