Reseña Manhattan Sexy Love

51uem7lteulCreo que las personas que leen constantemente mis reseñas, saben lo intensa que puedo llegar a ser, más cuando hay protagonistas a los que amo demasiado o me sacan de mis casillas. Por lo tanto deben recordar que, los personajes de la serie “Manhattan Love” de Cristina Prada, han logrado robarse mi corazón y a la vez despertar en mi unas ganas intensas de convertirme en criminal, y que conste que no lo digo por mala onda, pero en más de una ocasión me sacaron de mis casillas.

Pues bien, digo esto porque, hace un par de días atrás, Cristina tuvo la delicadeza de compartir conmigo el último libro de la serie, titulado “Manhattan Sexy Love”, la historia de Colin y Audrey, lo cual agradezco inmensamente por la confianza y dije en mi interior “Bien Meli, veamos cómo les va a este par”, así que comencé a leerlo… a leerlo sin parar solo para trabajar y dormir porque simplemente, no pude despegarme de la historia hasta llegar a su final.

Entonces, cuando llegué a la última página, me dije: ¡ESTE EL MEJOR MALDITO LIBRO DE TODA LA SERIE! Y disculpen las mayúsculas y la expresión de “maldito”, pero es la verdad, la PURITITA verdad.

¿La razón? Pues sus personajes, así de simple, y no solo eso, sino la trama en general.

Colin es… es Colin. Un personaje tan malditamente sexy y perfecto físicamente, con cicatrices en su corazón, un profesional de primera, y un engreído prepotente que sabe lo que quiere, lo que tiene y lo que es capaz de hacer. Sin embargo mis estimadas, a pesar de ese efecto “todo lo puedo” y “soy un gilipollas” que tienen los protagonistas de esta serie, debo decir que Colin, en ningún momento, despertó mi lado criminal.

Tiene su nivel de pedantería, sí, pero es querible… podría decir que es el más maduro de los tres… sí, aunque no lo crean o no lo quieran aceptar. Colin, si bien tiene tantos temores, es un personaje increíble, maduro, que deja las cosas claras y que si bien le hace un par de pasadas a Audrey, en ningún momento la humilla o la hace sentir como lo peor.

Y Audrey… ¡ella me encantó! es un personaje inteligente, fuerte, inteligente. La amé! simplemente la amé!… es decir, es de las mujeres con carácter que demuestra lo que sabe hacer, que no se minimiza ante nada, que le da cara a Colin y no le hace las cosas fáciles y sí, hay veces que a la pobre se le caen las bragas con semejante espécimen frente a ella, o por la seguridad que éste irradia, pero ella… ella es una chica fuerte, y cuando él intenta hacerla quedar mal, viene ella y JUUUAAAAZZZ! lo deja mudo!… es increíble… simplemente perfecto!

Hay tres aspectos que me gustaron de la novela. Primero que todo, me gusta la forma en que ellos se van acercando, conociéndose, haciéndose amigos, la forma en que aprenden a trabajar juntos, la forma en que llega su primer beso… todo va así, en orden. Acá no es cuestión de “Oh nena, me gustas, vamos a follar duro”… nop, no es así. Tampoco es cuestión de que se enamoran en un día… no. La historia de este par va relativamente lenta y eso hace que disfrutes su relación.

Lo segundo que me gustó es, aunque no lo crean, que no tienen las cosas fáciles. Créanme chicas, a este par las cosas se le complican de una forma y otra… es decir, el destino les hace unas pasadas que… bueno… y que conste que no es que sea masoquista ni me gusta sufrir, pero a veces pasa! a veces pasa que cuando quieres ser feliz se te presenta un obstáculo tras otro, ¿o acaso me lo van a negar? Además, eso le da un feeling diferente porque, no son solo sus miedos lo que no les permite estar juntos, sino que son otros factores que, como les digo, son cosas del destino.

Y el tercer punto es el factor sorpresa… oh sí, eso me encantó. Y sí, hay cosas que uno se da cuenta, pero otras que no, por lo tanto, cuando te das cuenta, quedas como Condorito y luego la angustia se te sube a la cabeza, y ¡eso es bueno! Es rico cuando una historia te sorprende de la misma forma que sorprende a sus protagonistas.

Debo mencionar que también aparecen los personajes que tanto amamos y conocimos en las novelas anteriores. La relación de Jackson, Donovan y Colin sigue siento tan perfecta como siempre, de hecho, es una de las cosas que más me ha gustado de toda la serie, la forma en que este trio de amigos se lleva. También conoceremos a otros personajes a los que querremos mucho, como Henry, a quien Audrey quiere mucho; Arizona, una de las mejores amigas de Audrey quien, además, trabaja con ella en la oficina; la familia de Colin, que es sumamente especial, Max, un chico inteligente y adorable, y otros a los que querremos desaparecer del mapa, como Griffin, Steven y uno que otro que conocerán en el transcurso de la novela.

Ay chicas! estoy segura que esta novela les gustará muchísimo y la disfrutarán de principio a fin. Colin y Audrey, ambos merecían ser felices y sí, les toca aprender mucho, aceptar demasiado y vivir situaciones difíciles, pero cuando hay amor… pero de esos amores fuertes, todo es posible, además como les dije, el destino siempre hace sus jugadas y nada de lo que sucede es en vano… en fin que todo es parte de la enseñanza de vida, pequeñas lecciones que nos hacen aprender ciertas cosas.

Una hermosa historia, cargada de amor, pasión, respeto, de aprendizajes, de arrepentimientos, lecciones, ética y lágrimas. Una historia en donde verán como la confianza es uno de los pilares más importantes tanto en la amistad, como en el amo, incluso en el trabajo… Sí, cuando hay confianza las cosas se tornan mucho mejor, definitivamente… aunque a veces eso no es suficiente.

Una historia donde nada es fácil ni demasiado difícil, donde sus personajes aprenden de las lecciones, a pesar de lo fuertes que pueden llegar a ser, pero que al final luchan por superarlo y salir adelante… y ¡OH-DIOS-MIO! Ese final no lo van a olvidar… NUNCA!… creo que lo amé tanto como el de Donovan… sí, definitivamente. Es perfecto.

Con esta tercera novela, Prada nos termina de mostra un Manhattan lleno de locuras, sentimientos, de emociones, de gente única y especial, dedicada, leal y amiga. Una Manhattan llena de amor.

Así que, no sé ustedes pero yo, en lo personal, sí quisiera vivir una historia así en esos lado de New York… ¿y por qué no?  quizá algún día yo también pueda vivir un amor tan intenso, hermoso y pasional como el de Colin y Audrey. Quizá yo, así como ustedes, también puedan disfrutan de un sexy amor en Manhattan… de un Manhattan Sexy Love.

Cristina Prada, gracias nuevamente por la confianza! ¡Lo disfruté inmensamente!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s