Reseña Amor en Llamas

51vd4-evplDefinitivamente cuando uno es joven y se enamora, es capaz de hacer cualquier locura, porque en fin y al cabo uno es joven ¿verdad? y todo se nos perdona, además, si a eso le sumamos que estamos con la fiebre del amor pues, ¡es un descontrol total!, sin embargo con el pasar del tiempo uno madura y se da cuenta que, muchos de esos impulsos fueron solo eso, impulsos, porque las cosas con el paso del tiempo cambian, la locura de pubertos calenturientos ¡no siempre es la misma!

Lorena Fuentes nos trae Amor en Llamas, una novela en la que, además de reflejar claramente su evolución como escritora, nos muestra una historia en la que el amor se muestra en dos facetas diferentes: la de la adolescencia y la madurez, todo esto a través de una narrativa en la que se combina el pensamiento y autoconocimiento de la protagonista y un panorama más amplio de lo que sucede cada día.

En otras palabras, mis querid@s chic@s, es una historia de amor del bueno, con matices de realidad, autoconocimiento, sufrimiento y mucha pasión, además claro, de un protagonista que está más bueno que una piña colada o una Margarita en la orilla del mar bajo una palmera con música de Bob Marley de fondo… sí… exactamente así.

A ver, les cuento un poquito.

Amelia Reeds, conocida como Número 2, es psicóloga y trabaja como supervisora en el Call Center del 911. Como habrán leído en la sinopsis, Amelia tiene un pequeño hijo llamado Aaron, resultado de su matrimonio con Derek, su novio de adolescencia y quien, después de tener fama en la NFL por su talento en el campo, le fue infiel estando ya casados… pffff… cabrón.

A ver, no tengo ni que decirles que ese tipo es un reverendo CAPULLO, y sí, lo digo con mayúsculas porque lo es. ¡Aaaassshh! les juro que no entiendo a los hombres! ¿por qué carajo tienen que ser infieles? Aunque que parte, solo en parte, es bueno porque de no haber sido así, las cosas no se hubieran dado como se dan, con todo lo malo que llega a pasar.

Pero mejor retomemos la historia antes de ponerme más analítica.

Amelia vive sola con su pequeño en la casa que su ex esposo compró y le dejó para que viva con su hijo. Es una joven dedicada a su trabajo, que adora a Aaron y disfruta el tiempo que comparte con su mejor amiga Cassie. Sin embargo, Amelia no puede negar que la voz de Vaquero, un bombero al que no conoce en persona, pero con el que siempre habla cuando se presenta alguna emergencia, la mantiene por la nubes de una forma inexplicable.

A través de su diario, Amelia se abre ante las lectoras permitiéndoles entrar en sus pensamientos. Es así como conocerán poco a poco lo que sucedió con Derek, la forma en que se mantuvo ausente y el papel que tiene actualmente en su vida y la de su hijo. Así también conocerán sus dudas, sus preocupaciones, sus miedos y la forma en que va descubriendo quien es realmente y lo que espera de la vida.

Ahora, de Vaquero pues…. ¿qué les puedo decir de este hombre además de que es perfecto? Vamos! que es el hombre que todas quisiéramos como padre de nuestros hijos! Guapo, divertido, cocinero, amoroso, un amante increíble, luchador, talentoso, apasionado por lo que hace… ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Además tiene una sonrisa de esas que te hacen temblar las rodillas  y que te hacen hiperventilar al 100%.

Estoy más que segura que después de conocerlo, querrán a un Vaquero en sus vidas.

Como sabrán no les puedo contar mucho más porque sería contarles las cosas más interesantes, lo que sí les puedo decir es que, definitivamente, todas las cosas en la vida ocurren por algo, llámese destino o casualidades, no lo sé, pero TOOOODO ocurre con un fin, aunque las cosas no se  vean tan bien.

¿Por qué lo digo? pues porque es justamente una situación poco agradable la que hace que Amelia decida conocer a Vaquero, y es también esa situación la que se convierte en el comienzo de todo lo bueno.

Sí, el destino siempre hace travesuras con nuestra vida, pero como les dije, todo tiene un propósito… siempre! Y es gracias a ese destino es que Amelia y Vaquero terminan más cerca de lo que se pueden imaginar. Así es como también Cassie conoce a Hulk, otro bombero de esos que son dignos de salir en un almanaque (calendario).

El amor de esos dos… o mejor dicho, tres, es hermosa! Vaquero es un sol, créanme que lo van a adorar, la forma en que se comporta con ella y Aaron es perfecta! Su paciencia se merece un premio, y de esos que pesan un montón, como de los trofeos que dan en la Champions League, pero con un corazón inmenso en la parte más alta.

Ahora, ustedes se preguntarán cual es la parte desagradable, o cual es la parte de quiebre. Pues bueno, eso lo tendrán que descubrir ustedes, pero es una situación bastante difícil ante la que Amelia tendrá que ser fuerte y enfrentarse a sus miedos, temores, inseguridad. Realmente es algo bastante difícil, es una parte de la novela en la que sentirán mucha impotencia, coraje, tristeza, desesperación, donde podrán ver lo que puede llegar a hacer una persona llena de resentimientos, rencor, pero especialmente, llena de cobardía.

Debo admitir que la novela tiene escenas de mucho pero mucho calor, sin embargo el erotismo no es el plato principal de esta, sino más bien es la forma en que Amelia se va autoconociendo, la forma en que comienza a ver las cosas de diferente forma después de conocer a Vaquero, la manera en que reconoce sus errores y cómo comienza a enfrentar la vida de diferentes formas. A través de su diario también conoceremos el dolor por el que pasa, la decisión que debe tomar, que creo que a ninguna le gustará pero al leer lo que ella siente, podrán comprenderla, más no estar de acuerdo con ella.

Una historia que te muestra como a veces el miedo y el temor puede llevarnos a cometer errores, de alejarnos de quienes amamos y hundirnos en el más grande abismo sin darnos cuenta, así como también nos enseña como el amor es capaz de luchar con uñas y dientes por ganar, por salir adelante, como es capaz incluso de perdonar y entender los errores de esa persona a la que se ama.

Una novela que deja claro como el amor de un hijo no se compra con cosas materiales, sino con tiempo, amor, dedicación, cariño, tiempo, juegos, y que el título de “papá” se gana, no se adquiere solo por el hecho de haberlo engendrado.

Definitivamente, el amor puede decir presente en todo momento, incluso a través de una línea telefónica, o de una conversación que se de durante un corte de energía durante una tormenta eléctrica.

Una novela de amor, superación, análisis, perdón, dolor, pero sobretodo de lucha en todos los sentidos de la palabra. Una lucha que se da cuando dos personas son fuertes, cuando dos personas se aman, pero especialmente, cuando dos personas viven con intensidad, un Amor en Llamas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s