Reseña La Media Vuelta

511qkv-y3llHan visto ese momento cuando un globo lleno de agua en lanzado desde lo alto y cae al piso? ¿Han visto la como sale el agua? Como una explosión ¿verdad?… bueno, ahora imagínense esa escena pero en cámara lenta… ¿ya? ¿lo hicieron?…. bueno, exactamente ese tipo de explosión fue la que surgió en mi cabeza mientras leía “La Media Vuelta” de Verónica L. Sauer, y no fue solo una vez, fueron muchas pero muuuuchas explosiones… y no solo mentales (eeemmm, ignoren el último comentario).

Este es el cuarto libro de lo que en un principio sería la “bilogía” de Doble o Nada, pero al final la historia se fue extendiendo y ahora tenemos esta cuarta parte que creo que, sin dudas, supera los límites de los libros anteriores.

Como saben (y para las que no lo saben), Verónica ha compartido su experiencia de vida en estos últimos libros, detallando como llegó a conocer la historia de Ana, Tincho y Hernán, protagonistas de “El Séptimo Cielo” y “El Quinto Infierno”.

En “Doble o Nada”, la tercera entrega, Verónica nos contó todo lo que vivió de forma paralela al  tiempo en que iba conociendo y escribiendo los acontecimientos de los primeros dos libros, y cuando digo “todo lo que vivió”, me refiero al momento en que conoció a Ivan y Santiago y comenzaron esa relación que a muchas, incluyéndome a mi, nos dejaron con la boca abierta y con MUCHAS GANAS de… saber más (ustedes me entienden),  pero la manera en que terminó ese tercer libro me dejó algo preocupada, inquieta, indecisa, y no por estar en contra de ellos, sino que para por todo lo que vivieron, experimentaron y llegaron a sentir, no merecían un final así.

Cuando Verónica apareció en las redes diciendo que estaba en Estados Unidos con cierto personaje, alias “pastelito”, tuve miedo… mucho miedo de lo que pasaría de ahora en adelante. Su tristeza, depresión, la forma en que extrañaba a ese par de… hombres (Santi e Ivan) a pesar de haberla dejado ir tan fácilmente, me tenía preocupada. Verónica a través de las redes,  compartía con sus lectoras lo que sucedía en su vida, sus emociones, tristezas, de sus decisiones, hasta que llegó el momento en que anunció que tenía que volver a Uruguay, no voluntariamente, sino para asistir a la boda de sus padres.

wEra el momento de dar la media vuelta.

Entonces, fue en ese momento que dije “Acá se va armar la de Troya”, ¿por qué? pues porque iba a estar cerca de aquellos dos adonis! ¡Vamos! Estarían en el mismo país! era obvio que Vero iría a visitar a Ana y Tincho en Punta del Este, además las cosas se le ponen encandela de plata y, obviamente, surge el reencuentro.

La verdad es que no tengo palabras para describir todo lo que sucede con estos tres personajes, es demasiado y no me alcanzaría la reseña, además sería dar mucho spoiler, pero como les dije al principio de la reseña, es una completa y total explosión. Yo pensé que ya estaba todo dicho pero no, damas y caballeros, me equivoqué. En cada encuentro, Verónica, Ivan y Santiago me demostraron que, definitivamente, no existen límites en la intimidad y que el amor, no es solo cosa de dos, también puede ser de tres, y nadie tiene derecho a juzgarlo o criticarlo, peor aún si no lo han vivido.

Ellos tres tienen que ser tres siempre, no sería igual si solo fueran una pareja, definitivamente. En su momento no la entendía pero ahora la entiendo al 100, además chicas, vamos, ¿quien no quisiera tener a dos hombres como esos dos recorriendo su cuerpo?… Dios! si surgiera la opción yo sería la primera en levantar la mano y decir ¡YOOOOO QUIEROOOO!

El amor de ese trío es único, cálido, y obviamente taaaaaaan cargado de pasión, locura, desenfreno… es envidiable la verdad, porque no solo se trata de intimidad, se trata del apoyo que se dan, del estar ahí cuando uno o el otro lo necesita, de olvidar todo lo malo juntos, los prejuicios, las críticas, los malos comentarios, las humillaciones, especialmente cuando estas vienen de alguien que tiene un significado tan grande en tu vida, como tu papá… pero tendrán que averiguar de qué papá estoy hablando.

En la historia también se llega a conocer un poco más sobre el pasado de Ivan y Vanesa… quien por cierto termina recibiendo lo que merece… ¡jum! También se llega a abrir un poco más el misterio que envuelve la niñez de Verónica, ya que, como recordarán, ella se enteró que era adoptada estando ya grande y su pasado es algo que está pendiente de conocer, pero en esa entrega se sabrá un poquito más.

También sabrán de Hernán, el famoso “pastelito”. Miren, la verdad Hernan no me cae mal, más bien siento lástima por él… sí, lástima, y no, no estoy de acuerdo con su forma de actuar, pero creo que ese chico necesita ayuda URGENTE o encontrarse con una dominatrix que le de por donde más le guste. Lamentablemente su problema lo hace ver como una persona malvada en su momento, e incluso manipuladora, pero es porque sabe con quien lo hace y sabe lo que provoca. Sea como sea, espero que el final de ese chico sea… no sé, ¿en un hospital psiquiátrico? o quizá logremos encontrarle a un Cristian Grey versión mujer. ¡Esperemos que así sea!

Como les dije en su momento, esta historia te abre la mente y hace que comprendas un montón de cosas, se sentimientos y sensaciones. Te demuestra como el amor puede llegar a ser tan pero tan complejo, como te hace aceptar tantas cosas y como incluso puede ser compartido. Sí gente, olvidémonos de esas cosas que solo es de dos, porque en fin y al cabo, si donde comen dos comen tres, también si se aman dos, pueden amarse tres sin ningún problema! pero insisto, siempre y cuando sea de mutua acuerdo verdad, nada de infidelidades ni nada de eso, ¡respeto ante todo!

Creo que esta novela también nos muestra como la gente se mete donde no les importa…¡Joder! es que andan metiendo las narices donde nadie los llama. De veras que las personas son expertas criticando a los demás, juzgándolas y diciéndoles como deben vivir, ¡Carajo! ni que eso estuviera escrito en piedra! Dejemos vivir a la gente en paz! como quieran vivir, siempre y cuando no le hagan daño a nadie, todo está bien!, al fin y al cabo, la vida está llena de infinitas posibilidades.

Ahora, el final… Pppfff, yo siempre he dicho que la intuición es MEGA IMPORTANTE, así que Verónica, mijita, ¡usted debió seguir su instinto! Porque de buena gente no se gana nada, o sea, sí hay que ser buena gente pero no tanto porque si no, abusan de ti, te manipulan, te joden la vida, tal y como cierta persona lo hizo con esa llamada telefónica que recibiste al último momento.

No sé qué es lo que pasará, pero tengo mis sospechas de lo que puede suceder y estoy más pero maaaaás que segura que Verónica tendrá su final feliz, y por partida doble, porque lo merece  y porque ya sufrió demasiado la pobre.

Una novela explosiva, atrapante, adictiva, íntima, emocionante, diferente, con un romance único y leal, con unas experiencias sexopasionales que te mantendrán con mucho calorcito y que te dejaran en claro que a veces, cuando se trata de amor, hay que arriesgarlo todo, mandar las cosas al carajo y simplemente dar La Media Vuelta.

Esperaré con ansias locas ese epílogo! y ustedes si no han comprado la historia, vayan a comprarla para que Vero nos pueda compartir ese final que tantas estamos esperando!

 

Anuncios

2 comentarios en “Reseña La Media Vuelta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s