Reseña El Granizo

51jQdXUwffL._SX331_BO1,204,203,200_En más de una ocasión he dicho que el amor tiene el poder de vencerlo todo, por muy difícil que pueda sonar. El amor es el sentimiento que puede sanar cualquier tristeza, depresión, trauma, es como el bálsamo que necesita nuestra vida para tomar ese impulso, para adoptar la valentía que necesitamos para seguir luchando.

Pero cuando hablo de amor, no solo hablo de aquel que no puede brindar nuestra familia, nuestros amigos o  aquel hombre o mujer que es el dueño de nuestras noches, sino también del “amor propio”, ese es el que realmente se convierte en nuestra fuerza y muchas veces, nos convierte en las heroínas de nuestra propia vida, incluso cuando creemos que todo está perdido.

Mariel Ruggieri nos presenta una novela cuya temática, además de tocarnos el corazón y de dejarnos un claro mensaje de que hay ciertas enfermedades, como el cáncer, que no mide estatus ni edad no estado civil para elegir a alguien, es una historia en la que se muestra lo importante que es valerse a si mismo para poder salir adelante ante cualquier adversidad, y que sí, a veces es necesario que alguien especial nos de ese empujoncito para empezarnos a valer.

“El Granizo”… debo admitir que es una de las novelas que más estaba esperando. Por algo lo leí en un par de noches y gracias a esa lectura tengo la vista algo nublada, pero ¿saben qué? por esa historia, cualquier vista nublada vale la pena, además con una buena noche de sueño se me pasa.

Pese a que es una novela con una temática delicada, la pluma de Mariel está presente en tooooooda la historia… sí chicas, nuevamente nuestra “autora de amores imposibles” nos trae un amor poco convencional que, en este caso, nos muestra que ni la edad ni ninguna enfermedad o inseguridad pueden oponerse a la llegada del amor, y más cuando es tan rotundo como el que sienten Renzo y Victoria.

Ay Mariel… ¿Qué voy a hacer contigo mujer? En cuestión de páginas me tenías con calor y a la siguiente estaba con un nudo en la garganta… ¡Eso no se hace mujer! Tengo miedo que un día me de un ataque por esas historias tuyas que son tan llenas de pasión, erotismo, ternura y amor a la misma vez… ¡No juegues así con mis sentimientos! y sí, al final quedé con una sonrisa de oreja a oreja, suspirando y más que enamorada de Renzo, pero vaya que me hiciste sufrir con ese par, y lo digo en todo el sentido de la palabra.

Pero ya no seguiré con mis reclamos hacia ti, además sabes que son con cariño pero no puedo evitar desahogarme con vos, así que seguiré con la reseña.

A ver chicas, como saben, Victoria es una mujer víctima del cáncer de mama, esa enfermedad que a tantas mujeres les llega y que les toca enfrentar con todo el coraje y fuerza que puedan tener, pero es jodido cuando, después de haber  descubierto que la padeces y te sometes a una necesaria cirugía en la que pierdes uno de tus perfectos y femeninos senos, te das cuenta de que no eres feliz con la vida que tienes, ni con el marido que elegiste ni con el hijo que tuviste hace unos años, y no porque sea malo, sino porque, al parecer, la relación con él es más fría que un témpano de hielo.

Creo que la palabra “jodido” para esta situación queda muy corta la verdad… es más que eso.

Una de mujer irradia feminidad en todo momento, y nuestros senos forman parte vital de nuestro cuerpo de mujer, de nuestra vanidad… por lo tanto, ¿Se imaginan lo difícil que es tener que proceder a una operación de esas para salvar tu vida?… ¡Joder! Yo sé que es necesario  para vivir, pero de solo imaginarme en esa situación me doy cuenta lo complicado y difícil que puede llegar a ser, y más cuando te sientes tan sola y vacía como nuestra Victoria… Dios, es algo que no se lo deseo a nadie, porque ninguna mujer… ningún ser humano merece vivir eso.

Sin embargo, creo que las cosas siempre suceden por algo, por muy difícil que estas sean o por mucho que cueste creer.

En este caso, la situación de Victoria la hace viajar a Uruguay para alejarse de todo aquello que la estaba agobiando, y es ahí donde conoce a Renzo, un hombre que está como el pan recién salido del horno, que irradia sensualidad y pasión por cada poro de su piel, lleno de vida, de juventud, y sobretodo, con un carácter tan hermoso, bello y perfecto que hace que te enamores de él en el primer diálogo.

Ambos están en ese lugar para reencontrarse, para saber quienes son, para enfrentar lo que están viviendo, ella con la enfermedad, y él por una reciente noticia que marcó su vida, haciéndolo sentir perdido en el mundo… hasta que conoce a Victoria.

Dos almas quebradas por diversas razones, pero cuyos caminos fueron cruzados para salvarse mutuamente… por que sí, ese encuentro tan poco casual fue el inicio de la historia de Renzo y Victoria, y todo gracias a Juan Carlos… ¿Quien es Juan Carlos?, pues, sólo les diré que tiene mucho pelo y que no es un hombre exactamente.

Renzo, a diferencia de Victoria y a pesar de la situación por la que atraviesa, es un hombre decidido, con gran talento para la tecnología, seguro de sí mismo y obstinado, insistente, perseverante, caliente, sexy, apasionado… ¡Ops! perdón, me fui por otro lado.

Pero pese a todo esto, y a pesar del paréntesis que ambos deciden vivir en ese lugar llamado “El Granizo”, el miedo hace que las cosas tomen otro camino, pero ese retorno viene con cambios que harán que la vida de cada uno cambie para siempre.

Victoria retoma su vida, recupera su valor perdido y toma decisiones que pensó que jamás podría tomar, a pesar de lo que había pasado. Además, se da cuenta que Felipe, su hijo superdotado, no es lo que ella pensaba. Al final el chino les terminará cayendo súper bien, a pesar de su forma tan particular de ser. Y Daniel, esposo de Victoria pues… solo les diré con mucho cariño, que es un imbécil bueno para nada. Ese es el vivo retrato de un hombre cobarde, despreciable y egoísta que se vale de su “seguridad” para menospreciar a los demás sin importarle absolutamente nada.

Estoy segura que, así como yo, desearán que sufra de impotencia sexual por el resto de su vida y no se le pare NUNCA MÁS!

OK… listo, ya me desahogué. Disculpen si me pasé, pero sé que me van a entender cuando lean el libro.

Como siempre digo, el destino se encarga de todo, por mucho que uno insista en cambiar las cosas. Él siempre buscará la forma de hacer que se cumpla lo que él ha trazado en nuestras vidas, porque sabe que es por nuestra felicidad.

Para el destino no importa la ética de un trabajo, no importa si un momento es el adecuado o no para un reencuentro y no le importan las coincidencias, porque creo que ellas también son una trampa que él tiende en nuestras vidas para hacer que todo encaje.

Lo que les quiero decir es que, a pesar que Victoria decide retomar su vida, y lo mismo Renzo, no pueden hacer nada para evitar que sus caminos se vuelvan a cruzar en el momento menos esperado, pero más necesitado.

Ambos vivirán sumergidos en una pasión incontrolable, donde el amor será el máximo protagonista, aunque uno de los dos demore en reconocerlo. Una pasión que no tiene límites, donde la confianza que Renzo deposita en Victoria no es bien retribuida en su momento, y ya entenderán por qué.

Definitivamente la vida es la más grande escuela que podemos tener. Ella misma nos enseña que la felicidad radica en uno mismo y que es parte fundamental para que desarrollar el autoestima y hacer que la propia seguridad sea nuestra máxima piedra de apoyo para salir adelante. Nos enseña que la edad no tiene valor alguna cuando se trata del amor. Nos enseña que hay que tomar decisiones, aunque  creamos que las cosas no saldrán como esperamos. Nos enseña que el miedo debemos tomarlo como un impulso para agarrar valor y hacer aquello que deseamos. Nos enseña que existe el karma y que todo lo que lanzamos, se nos regresa en algún momento en la vida, sea bueno o malo, pero sobretodo, nos enseña que el amor es lo más grande y poderoso que podemos tener y vivir

Obviamente, y como es sabido, esta reseña contiene spoilers, pero sólo los necesario, así que no chicas, no les diré nada más, pero prepárense para vivir un sinfín de emociones y sentimientos, para sentirse identificadas con Victoria, para disfrutar las decisiones que cada uno debe tomar en un momento dado, de cada encuentro y de cada error cometido, en especial de ella.

Renzo llega a la vida de Victoria para quedarse y ella en su momento, tendrá que hacer a un lado sus miedos para ser feliz con ella misma y con las personas que se han cruzado en su camino.

Una historia que te deja claro lo importante que es el amor de alguien, pero en especial el de uno mismo, porque es el que nos da todo ese valor que necesitamos para encontrar nuestra propia felicidad, sin importar absolutamente nada.

Una novela que nos enseña la valentía, amor, coraje y fuerza que tenemos las mujeres aún en los momentos más difíciles, aunque para darse cuenta de ello se tenga que viajar a una cabaña a la orilla del mar llamada “El Granizo”.

Mariel, siempre es un verdadero placer leerte, y más para una obra solidaria como la que es esta, y no sé con qué nos saldrás en tu próxima novela, pero no me la perderé por nada del mundo.

PDTA: Recuerden que la mitad de los fondos de la venta de este libro, van dirigidos a un centro de apoyo a mujeres con cáncer de mama. Seamos solidarios con esta causa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s