Reseña Castillos en el Aire

51AVl-lsQhL._SX310_BO1,204,203,200_Siempre he dicho que esa frase de “Del odio al amor hay tan solo un paso” es 100% cierta ¿no creen?. O también están esos casos de cuando una es pequeña y peleamos mucho con un niño porque nos molesta toooodo el tiempo y al final nos damos cuenta que molestaba tanto porque le gustábamos, es más, cuando alguien, en especial un hombre, nos molesta mucho, nuestras amistades o familia siempre suele decir “es porque le gustas” y ¡juaz! Al final terminan teniendo la razón.

¿Qué extraños somos los seres humanos verdad? mientras más nos negamos, la atracción es máaaaas grande. Definitivamente nos complicamos de gratis, y definitivamente, Ariel y Lance, protagonistas de “Castillos en el Aire” son los más indicados para hablarnos de ese tema.

Susana Mohel nos trae este libro en el que nos cuenta la historia de Ariel, amiga y ahora socia de Roselyn… ¿Se acuerdan de ella? Es la protagonista de “Como agua entre los dedos”. Pues bien, digamos que este libro viene a ser la continuación de la serie, pero con otros protagonistas que ya conocimos en el primer libro.

¿Se acuerdan de Ariel? Desde libro anterior supimos que era una mujer especial, con un pasado difícil, con un alto grado de locura, con mucho carácter, auténtica en todo el sentido de la palabra, y con un corazón de peluche.

Para las que no saben o no recuerdan, Ariel se convirtió propietaria de un negocio de productos de belleza en el que Roselyn es su socia, ya que ésta fue quien le prestó el dinero que Ariel necesitaba para comenzar su negocio.

Ahora… ¿recuerdan por qué Rosy le presta ese dinero? Pues porque un “trajeado” ejecutivo del banco, le negó la solicitud a Ariel y la trató como lo peor. ¿Lo recuerdan?… sí, yo creo que todas, en su momento, odiamos a este tipo por juzgar a Ariel y tratarla tan mal sólo por su vestimenta, cabello y su nombre de princesa de Disney.

¿A qué cabrón se le ocurre hacer eso?… Definitivamente, en su momento, creímos que ese tipo era un déspota, materialista, prejuicioso y un montón de adjetivos más, sin embargo, cuando leí ese fragmento de la novela, tuve la sensación de que ese “trajeado” no sería tan malo al fin y al cabo, y ¿saben qué? No me equivoqué.

Oh sí, bendita intuición femenina!

La forma en que se desarrolla la historia es envolvente! de hecho, me atrevería a decir que me gustó más que la anterior por el trama como tal, por su frescura, sus personajes, sus personalidades, lo opuestos que son, y por la jugada que les hace el destino, porque en esta historia nos demuestra que él siempre mueve los hilos para que las cosas se den como él quiere y no como uno decida.

También me gustó porque, cuando hablamos de un pasado doloroso en la vida de Ariel, no nos referimos al maltrato de una ex pareja, ni hermano, ni primo. No es que ella se despierte en las noches con pesadillas, no anda golpeando a sus amantes nocturnos, no anda diciendo: “soy peligrosa, aléjate de mi”… no, no chicas, acá no veremos eso. El pasado de nuestra chica va por otro lado que, me atrevería a decir, es más difícil que los que ya hemos leído en otras historias.

Por otro lado está Lance, más conocido como “El trajeado”. Sí, ese merito es el protagonista de esta historia, y ¿saben cuál es su nombre real?… Pues se llama Lancelot… ¡Ja! ¡Imagínense! Y el descarado tuvo la desfachatez de burlarse del nombre de Ariel… ¡JUM! Por eso digo yo que la vida es interesante… ¡ja!

¿Saben? Estoy segura que así como yo, ustedes también amarán a Lance. Es un hombre tan pero taaaaann bello! Es tan detallista, lindo, adorable, hermoso, y es divertido porque acá, el romántico es él y la arisca es Ariel. Sí, los papeles se invierten totalmente, pero eso le da a la historia una frescura diferente y la hace más atractiva.

Ariel y Lance son la prueba de la teoría que hablamos al principio, y cuando lean la historia, conozcan bien a Lance y descubran lo que hay detrás de cada uno, van a ver que la teoría es cierta! Lo mismo que el tema del destino, pero eso lo entenderán cuando vean la estructura de la novela. Ahí se darán cuenta de lo interesante que pueden ser las cosas cuando el destino se apodera de la situación.

Una novela fresca, divertida, romántica, cálida, en la que Susana, con su estilo único, hace que nos enamoremos una vez más de sus personajes y del amor, demostrándonos que, cuando el corazón elige a esa “persona” lo hará sin importar cómo ni donde, al fin y al cabo el amor no se fija ni en el color de pelo, ni en los trajes, ni los nombres, y menos en el pasado de nadie… el amor simplemente elige y lo hace con una intensidad fuera de control.

Una hermosa novela que las provocará más de un suspiro, dejándonos claro que incluso una princesa de dibujos animados y un héroe de historias medievales pueden enamorarse y crear “Castillos en el Aire”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s