RESEÑA EL DÍA QUE EL CIELO SE CAIGA

51bAI8C1nHL._SX337_BO1,204,203,200_Hay libros que, ni bien termino de leerlos, provocan una sensación en  mis dedos que me impulsan a escribir la reseña de la respectiva historia sin importar la hora ni el día de la semana que sea, ya que así permito que fluyan los sentimientos albergados después de la lectura, así que acá estoy, sentada en mi cama a una hora X de la madrugada, escribiendo acerca de otro libro que ha causado una revolución en mis emociones, otro libro que ha provocado que esté por un buen rato llorando como una magdalena por la inmensidad de sentimientos que conlleva, por su valor, y por la inmensidad de la historia como tal.

¿Qué libro es el culpable? Pues nada más y nada menos que “El día que el cielo de caiga” de Megan Maxwell.

Cuando leí la sinopsis y tuve la oportunidad de entrevistar a Esther Escoriza, editora de Grupo Planeta, supe que la historia era diferente a lo que estamos acostumbradas a leer de Megan. Bien lo dijo Esther: “Ese libro se lee con un caja de Kleneex al lado” y sí, cuanta razón tenía.

Esta historia es, en definitiva, la viva muestra que Maxwell es una escritora con toda la palabra, ya que, pese a ser una novela que rompe los esquemas de su estilo, tiene un valor emocional increíble, demostrándote que no es necesario tener una novela plenamente romántica entre manos para enamorarse.

Este libro es una lección de vida.

Una lección en la que, te das cuenta, que la sangre que une a una familia no lleva más que un vínculo genético, un vínculo que no es lo más importante, es decir, si eso fuera  lo primordial, entonces no habrían tantas personas en el mundo que son dejadas de lado por aquellos que se dicen llamar padres, hermanos, tíos, primos, sobrinos… Personas de las que menos esperas una traición, un engaño, una mentira, un abandono, porque claro, hay un parentesco. Si realmente la sangre fuera lo más importante para llamar a alguien “familia” no existirían tantas personas que quedan solas en los asilos, ni tantas personas que mueren solas en un hospital o en la habitación de su casa, ni tantos niños golpeados o dejados a su suerte ante el mundo.

A ellos no se les puede llamar “familia”, porque el vínculo más fuerte que existe en una familia de verdad, el  vínculo que tiene mayor valor, es el amor.

El amor es la base de todo.

Siempre he apoyado esa teoría que dice que “los amigos son la familia que uno escoge”, y vaya si es cierto. Los amigos, esos de verdad, los que están contigo en las buenas y en las malas, los que te conoce de “pe a pa”, los que saben si estás triste con solo una mirada, los que saben en qué momento necesitas un abrazo y te lo dan sin necesidad de decirte nada, los que con una mirada pueden decirse más que mil palabras… esos son tu familia, porque es tu corazón quien los adopta, es el corazón el mayor enlace y no la sangre que corre por nuestras venas.

Eso es justo lo que vives en esta novela. Una novela cuyo nombre es bastante peculiar, o al menos yo lo creí así, pero en definitiva, después de leerlo, te das cuenta que no habría existido un mejor título para esta historia.

Alba y Nacho… Dios, este par de personajes es de aquellos que jamás lograré olvidar.

La historia comienza en 1970, año en el que, después de una tragedia, un pequeño Nacho, junto a su Yaya, su hermana Lena y su hermano Luis, se mudan al mismo edifico donde vive Alba con sus padres y su abuela Remedios. Es ahí donde, después de un encuentro inesperado y triste, en el que el disfraz de un “monito” marca el resto de sus vidas, que Alba le propone a Nacho convertirse en los mejores amigos a la corta edad de 7 años, y esa se convierte en la mejor propuesta de su vida.

La familia de Alba es de lo mejor. De esas familias únicas que mantienen tradiciones, que conservan esas cenas navideñas, de año nuevo y día de reyes, de aquellas que te apoyan en todo y que te enseñan que el dinero es lo menos importante para ser feliz.

Ellos son las personas que adoptan a Nacho, sus hermanos y su Yaya como parte de su familia por el resto de sus vidas.

Alba es de las jóvenes ilusas que cree que el amor es perfecto, de aquellas que sueña con casarse de blanco y bailar el típico vals que suena en todas las bodas junto al hombre de sus sueños, mientras que Nacho, a diferencia de ella, es de los chicos diferentes, realistas, que cree que el amor no es como lo piensa Alba, que siempre marca diferencia, al que nunca le falta la vista para detectar a las personas buenas o malas, que siempre mantiene una sonrisa en su rostro, que lucha por sus objetivos, leal, fiel, buen amigo, fuerte… valiente.

Sí, así es Nacho.

Ambos crecen al mismo tiempo, van a las mismas fiestas, son cómplices en todo, conocen sus miradas, sus coqueteos para con las chicas y chicos, son de esos amigos que pudieran ser la pareja perfecta, pero entre los que sólo existe un amor de hermanos.

Sin embargo las cosas se tuercen un poco con la llegada de ciertos personajes que no hacen más que joderlo todo. Personajes que te muestran lo ciego que puede ser el amor a veces y los errores que uno puede llegar a cometer.

Pero cuando hay una amistad tan fuerte como la de Nacho y Alba, no hay nada que pueda interceder por completo. No importa el tiempo que pase o las circunstancias que los haya llevado a alejarse, solo existe el perdón, se olvidan los rencores, los resentimientos. Cuando hay un vínculo como el de este par, cuando hay ese tipo de amor, existe el respeto, la admiración, pero en especial, existe la aceptación.

Ustedes saben que no suelo contar novelas ¿verdad? y menos una con esta dimensión, pero… Dios es que esta historia esta llena de tantos momentos alegres, divertidos, y a la vez tristes, melancólicos y nostálgicos, ya que en el trayecto de la vida de todos estos personajes, se van descubriendo secretos, vivirán partidas, despedidas, lágrimas, sonrisas.

En estas páginas verán como la familia tiene que lidiar con la rebeldía de Lena, la hermana de Nacho, conocerán a la estúpida, idiota y egoísta mujer de Luís, a quien por cierto, odiarán con toda el alma y no, no hablo de ella, hablo de él… ese capullo… Pppffff… ese tipo se convierte en lo peor, creo que no hay palabras para describir lo que siento por él, pero ¿saben qué? el karma existe… oh sí. Esa teoría que todo lo que tiras se te regresa es muy cierto, y lo verán con este “hermano” de Nacho… ¡cabrón!

Disculpen mis insultos, pero ustedes saben que me altero un poco cuando escribo las reseñas, en especial cuando hablo de personajes tan fríos, déspotas y egoístas como Luis. Creo que ni a Sergio logré odiar tanto.

Ahora se preguntarán ¿quién es Sergio?… pues pregúntenselo a Alba. Sólo les diré que es una piedra en el camino que al final, no logra su objetivo. ¡Ja!

Pero también debo mencionar a uno que sé que les robará el alma desde un principio. Víctor. Ese es otro de los personajes que jamás voy a olvidar y que, estoy segura, más de alguna de ustedes querrá tener en su vida… en todos los sentidos.

Víctor es de los hombres que vale oro. Acuérdense de mí cuando lean la novela y me darán la razón.

Miren, no puedo contarles mucho más porque arruinaría la reseña por completo y no quiero eso chicas, pero se van a conmover tanto con esta historia que se les formará un nudo en la garganta en más de una ocasión, y todo aquello que vayan acumulando al final las hará explotar con lágrimas, sollozos e inmensa tristeza.

El cariño que tienen por los personajes se convertirá en admiración y respeto al ver su fuerza, su coraje, su valentía, su perseverancia, porque a ambos les toca vivir una situación tan difícil que no le deseo a nadie en el mundo.

Se llevarán una gran sorpresa en alguna parte de la historia, pero eso no cambiará nada, al contrario, despertará sentimientos más fuertes por los protagonistas y las llevará a querer tener un Nacho y una Alba en sus vidas.

Esta novela te muestra que los verdaderos amigos son capaces de todo por uno, incluso pueden prometer no llorar para no hacernos sufrir. Los amigos como Alba y Nacho son de aquellos que están ahí, siempre, que cumplen sus promesas, que mantienen la lealtad y que son capaces de todo por cumplir nuestros deseos, por muy difíciles que estos sean. Son capaces de lanzarse al vacío por ti, aunque le tengan miedo a las alturas, o de recrear una calle argentina para que bailes un tango tradicional sin importar que estés al otro lado del mundo.

Son capaces de llenarte de esperanza y de regalarte una sonrisa, aunque sea en el momento más difícil de su vida.

Esta novela es una oda al amor con toda la palabra, pero no al amor de pareja, sino al amor auténtico, el de amistad, al amor de lealtad, a ese amor cargado de pureza, de transparencia, a ese amor perfecto donde no existen defectos, donde la vida propia pasa a un segundo plano para anteponer la de otros como prioridad, y es que “el amor es amor cuando se siente de corazón”.

Pero más que una novela, esta es una enseñanza que, a su vez, nos hace ver cuantas personas viven momentos tan difíciles en soledad. Personas que anhelan un abrazo, un apoyo, y que son abandonadas de forma injusta, así que, agradezcamos por tener una familia y por tener personas a nuestro lado que nos quieren y valoran, y tratemos de ayudar siempre a aquellos que lo necesitan

Definitivamente, esta historia nos enseña que “familia es familia sin importar como se haya formado”, que la vida es una lección que hay que saber afrontar y que no debemos olvidar que siempre, en algún momento de nuestras vidas, el cielo se caerá para reunirnos con aquellas personas que tanto amamos.

Ellas estarán ahí, esperando por nosotros.

Cierro esta reseña con la frase favorita de Nacho y que está cargada de una gran verdad. Estoy segura que así como yo, no la podrán olvidar nunca y se acordarán de esta historia cada vez que la lean.

“Recordar es fácil para quien tiene memoria, olvidar es difícil para quien tiene corazón.”

Gabriel García Márquez.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

17 comentarios en “RESEÑA EL DÍA QUE EL CIELO SE CAIGA

  1. Que puedo decir de Megan que alguien que halla leído aunque sea una novela no sepa, hay personas en la vida que están destinadas a cumplir ciertas funciones y definitivamente el de Megan es hacernos sentir todos los sentimientos que el ser humano puede experimentar. No te equivocas cuando decis que es una escritora en toda la extensión de la palabra.
    El día que el cielo se caiga es un libro bastante emotivo donde no solo cuenta la historia de nacho sino la realidad de varias familias que se encuentran en sitaciones difíciles y no saben como sobrellevarlas, de como siempre tenemos segundas oportunidades para encausar nuestra vida como en el caso de Lena y el de recuperar una amistad en el caso de Alba, pero sobre todo como el amor de tu familia, sea de sangre o no, juega un papel importante en la vida de las pesonas.
    Un libro super recomendado para leer, en hora buena Megan por este libro tan hermoso.

    Le gusta a 1 persona

    • En definitiva Laura! Megan es increíble y esta historia está llena de emociones y situaciones cargadas de realidad. Por eso reitero que más que una novela, es una gran lección de vida. Gracias por pasarte por el blog y dejar tu comentario chica!

      Me gusta

  2. Son las 4:20 de la mañana y estoy sentada en el suelo de mi habitación con el iPad enganchado al enchufe xq no quería dejar de leer, no quería dejar la historia a medias y quería seguir viviendo esas sensaciones que me estaba dando este libro. ¿Caja de kleenex para leer el libro? Sinceramente creo que una es poco, estoy ahora bastante sensible con sentimientos a flor de piel xq lo he vivido como si me hubiera pasado a mí, he llorado muuuuuchooooooo, pero tb me he reído, me he cabreado y me he enamorado…y solo con un libro!! Este libro totalmente diferente a todo lo que Megan ha escrito y me alegro que así sea xq su penúltima novela Oye Morena ¿y tú qué miras? no me pareció que estuviera a la altura de ninguna de las novelas que había publicado anteriormente pero creo que con ésta se me ha olvidado jejeje.
    Dios! Que pechaaaa a llorar mi madre!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Sin duda un libro super recomendado, lo he leído en apenas día y medio, no podía esperar para saber que pasaría!! Acabo de terminarlo y solo puedo decir que me ha sorprendido muy gratamente, que es un libro capaz de transmitire una gran cantidad de emociones diferentes y que te hace derramar alguna lágrima de vez en cuando. Toda una sorpresa!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Como muchos de los comentarios q leí.. son casi las 6am no pude dejar de leer este libro me a traído un sin fin de sentimientos no pude dejar de llorar me a hecho pensar en sentir y lo eh disfrutado como todo lo q eh leído de Megan sus novelas son livianas divertidas q te hacen vivir la historia tiene una mágica manera para mi de trasportarme y todos sus libros de igual manera siempre tiene algo q te hace pensar. pero esta ocacion este me ha hecho pensar creer sufrirlo como ninguno. . q bien escribe q lindo sentimiento me queda y q feliz me hace a ver conocido a esta autora en uno de los peores momentos de mi vida donde con sus novelas me deje envolver. y hoy por hoy este libro queda entre mis favoritos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola María José. Sí, en definitiva esta historia es, para mi, la mejor novela de Megan. Provoca tantos sentimientos que no sabes como controlarlos. Que bueno saber que estas historias te hayan servido de fuga en un momento dificil de tu vida. No hay nada como leer una buena histpria para alejarse de la realidad. Un abrazo y gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario.

      Me gusta

  5. he terminado hoy de leerla y me ha encantado. Siendo una novela de Megan esperaba otro libro totalmente distinto, pero me ha sorprendido para bien. Es un libro que despierta muchisimos sentimientos, tanto malos como buenos. Y lo que mas me ha gustado es que te hace valorar la vida por las cosas importantes. Libro de 10.

    Le gusta a 1 persona

  6. Estaba buscando por internet una reseña de este libro que acabo de leer, han pasado literalmente casi 10h desde que lo terminé. Y estoy que siempre que recuerdo a Nacho empiezo a llorar y no paro. La impotencia que da saber que hay personas que abandonan a sus familias cuando más lo necesitan me ha tocado mucho, pero también la falta de información que hay en la población sobre ciertas enfermedades. Definitivamente este ha sido un libro que me ha hecho llorar (en mayor cantidad), reír, enfadarme… La verdad es que Megan me ha sorprendido con esta historia y cuando leí la carta dedicada a sus lectores, chicas estoy con pañuelos todo el día. Definitivamente ha cumplido su objetivo con este libro y era hacernos reflexionar sobre la familia y quienes de verdad lo son. Un saludo. :*

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Lismary! Esa sensación la tuvimos todas quienes leimos el libro. Es una historia tan cargada de emociones que es imposible no llorar en diferentes momentos de la misma. Para mi este es el mejor libro que ha escrito Megan, porque sí, es un libro de amor, de esos amores únicos, reales e inigualables. Es un pedazo de historia que tantas enseñanzas y personajes que nunca se podran olvidar. Gracias por elegir mi reseña para dejar tu comentario, y llora a Nacho el tiempo que necesites. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s