Reseña Oye morena ¿tú qué miras?

51-Nd7ddArL._SX334_BO1,204,203,200_¿Se acuerdan de la historia de Adan y Eva?… sí, Adan cae en la tentación de morder la manzana… creo que a partir de ese momento nace esa teoría de que todo lo prohibido es más tentador, y si eso lo aplicamos a otras cosas, también cabe en la teoría que dice que mientras más difíciles se nos pongan las cosas, más nos empeñamos en obtenerlas. Igual esta teoría aplica en el caso de un hombre que tenga como teoría no repetir de mujer en su cama, hasta que se topa con una que le despierta esas ganas de repetir, y más de una vez, y por más que se empeñe en no querer hacerlo, las ganas siempre están ahí.

Grrr! ay los humanos! definitivamente somos un caso! incluso en las novelas que tanto disfrutamos, especialmente las que vienen de la mano de Megan Maxwell… Dios, esta mujer sí que sabe como ponernos de cabeza con sus historias porque todas tienen algo que nos conquista y nos hace vivir todos los rollos, confusiones y diferentes personalidades de sus protagonistas, y “Oye morena, ¿tú que miras?” no fue la excepción.

Les diré que desde que conocí a Coral en “Adivina quién soy”, me dije “este personaje tiene para mucho y espero saber pronto de ella”. No sé, me encantó su forma de ser, su espontaneidad, su locura, todo de ella. Una mujer que, así como todas las protagonistas de Megan, tiene un carácter muy fuerte, y es justo por eso que tiene una amistad tan fuerte con Yanira y las demás chicas que ya conocemos.

Peroooo, en esta novela conoceremos a una Coral que no conocíamos, viviremos sus pensamientos, sentimientos, deseos, preocupaciones, y esto hará que la quieran mucho más de lo que ya la quieren. Y bueno, de Andrew… de él mejor les hablo después por que sino ciertas partes de mi cuerpo comenzarán a latir muy rápido y no quiero incidentes en la oficina.

A ver, ¿se acuerdan que Coral había conocido a un peruano con el que comenzó un romance? pues bien, el romance siguió, tanto que Coral queda embarazada y tiene una niña a la que adora, pero las cosas en el amor no siguieron bien, haciendo que, una vez más, Coral se sintiera decepcionada de este sentimiento tan hermoso.

Sin embargo, a pesar de esto, de las malas experiencias y de saber que al amar se puede sufrir mucho, Coral es de las que al fondo… muuuuuy al fondo, guarda a esa mujer romántica que espera algún día, conocer al amor de su vida. Pero como les dije, eso lo alberga muy al fondo de su corazón, por mientras se dedica a disfrutar de su hija, de los postres que hace, de sus amigas, y sobretodo, del sexo.

Peroooo… chan chan chaaaaann! hay alguien… un hombre que está para comérselo de a poquitos y chuparse los dedos… y otras cosas. Andrew, ¿lo recuerdan? el que le da servicios de seguridad a Yanira en sus conciertos,  aquel que en un par de ocasiones hizo ojitos con Coral hasta que tuvieron un encuentro sexopasional que ninguno de los dos pudo olvidar, sin embargo nuestro quedo parasito y dios del sexo tiene una regla que respeta al pie de la letra: él no repite, es decir, si se acuesta con una mujer pues se acostó y adiós, nada de volver a tener otro encuentro. ¿La razón? ya la descubrirán.

Ahora ustedes si dirán “Seguro que Andrew repite con Coral”… pues… mmmm… cómo se los digo?… a ver, Coral es una mujer hermosa y él está ri-quí-si-mo, además viven cerquita, así que aunque lo eviten, llega un punto en que no lo pueden negar… es decir, eso de vivir a la par del hombre que te hizo ver las estrellas y verlo a cada rato como que hace las cosas un tanto difíciles ¿verdad? aunque el hecho de tenerlo a la par también implica escuchar sus encuentros sexuales, pero no sólo los de él…¡Ja! OBVIAMENTE! Coral no se iba a quedar tranquila, así que a él también le toca soportar ciertas cosas no muy gratas.

Sin embargo mis estimadas, el asunto no termina ahi… nop, nada que ver, las cosas se complican cuando la niña de Coral viaja con su papá y Andrew la invita a hacer un viaje que les traerá muchos pero muchiiiisimos cambios a los dos, y créanme que va más allá de lo que se imaginan o esperan.

Oh sí, ese viaje es una travesía en la que ambos lo pasan bien y mal a la vez. Es ahí donde Coral descubre muchas cosas de Andrew, lo conoce a fondo, conoce su pasado, a alguien de su pasado y muchos detalles que no tendrán que descubrir. Él por su lado también conoce más a Coral, aunque a veces las cosas se ponen complicadas para hacerlo.

Ustedes se preguntarán ¿a dónde se la lleva?… ja! pues a un lugar bastante difícil de enfrentar pero que al final se convierte en una especie de paraíso para los dos. Un lugar en el que Coral tendrá que sacar las uñas en más de una ocasión enfrentarse con personajes malvados, antipáticos,odiosos y pedantes, así como otros que las conquistarán en un santi amén.

Créanme chicas, Coral sufre mucho, pero como toda protagonista femenina de Megan, no se deja, no permite que le falten el respeto y se enfrenta con quien sea, olvidándose de donde está, y claro, no puede evitar que su corazoncito comience a latir por Andrew, del que día a día logra a descubrir más y más.

¡Ay Coral! la pobre se mete en unos líos que no tienen idea, y sé que se reirán mucho con ellos, al igual que sus reacciones y su forma de responder para defenderse, pero al conocer lo que piensa nos hace ver el tipo de mujer que es y el gran corazón que posee.

¿Qué pasa con esos dos?… uf! muchas cosas que van más allá de encuentros sexuales no planificados pero muuuuy disfrutados. Les toca vivir rodeados de mentiras, les toca enfrentarse a situaciones inesperadas que crean grandes alborotos, viven la aparición de los celos, descubren cosas de las que no tenían idea y se introducen en una relación que al final provoca un caos de esos grandes e inolvidables.

Una historia llena de altos y bajos, de sorpresas, de tratos complicados, de una señora insoportablemente fría, de unos personajes que guardan secretos, otros que no son lo que aparentan y claro, personajes que querremos agarrar de las greñas y desaparecerlos en un dos por tres.

Una novela llena de sentimiento que nos muestra como no podemos huir de ciertos sentimientos, aunque no queramos sentimos ni vivirlos por miedo a volver a sufrir, pero que nos recuerda que cuando el corazón elige, no hay santo, ni ex novias, ni nada que pueda alejarlo del que ha elegido para latir más fuerte.

De lo que sí estoy segura es que, así como yo, se morirán de ganas porque alguien tan bueno como Andrew, en algún momento se les acerque y les diga al oído “Oye morena, ¿tú qué miras?”.

 

Anuncios

7 comentarios en “Reseña Oye morena ¿tú qué miras?

  1. No podría estar mas de acuerdo con tu reseña, definitvamente cuando megan escribe hace maravillas y esta novela no es la excepción, Dios andrew es un lindo pero cuando se enoja es un cabezota, y coral es coral, no se deja intimidar por nadie y es de caracter, muy bonita historia y esta reseña nos lo muestra, ahora queda esperar lo nuevo de megan.

    Le gusta a 1 persona

  2. DEFINITIVAMENTE DOY FE DE ESTA RESEÑA YA QUE FUI TESTIGO DE TODO EL TORBELLINO DE EMOCIONES QUE ME GENERA LEER UNA NUEVA HISTORIA DE NUESTRA ESTIMADA ESCRITORA, DE VERDAD QUE ME QUITO EL SOBRERO QUE MUJER TAN EXTRAORDINARIA PARA TRANSPORTAR AL LECTOR EN CADA ESCRITO Y LA HISTORIA DE CORAL Y ANDY NO FUE LA EXCEPCIÓN, ME HIZO LLORAR REIR VIBRAR COMO NUNCA Y DE HAY NO DEJO DE RECORDARLA, AL LEER ADIVINA QUIEN SOY QUE ES LA HISTORIA DE YANIRA, UNA TE LLEVA A LA OTRA Y NO PUEDES PARAR

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s