Reseña de “El Quinto Infierno”

UnknownHace unas semanas llegué al Séptimo Cielo, pero después de leer la segunda parte de la bilogía  “Doble o Nada”, creo que prefiero quedarme en “El Quinto Infierno”… sí… oh sí, eso es en definitiva! Y más si el único y hermoso Martín está ahí, conmigo, y me da esos masajes en los pies y otras cosas que sabe hacer!

Vale, vale! ya sé que Martín tiene dueña pero soñar no cuesta nada!

Debo reconocer que Verónica L. Sauer me sorprendió con esta segunda parte. La verdad es que desde el libro anterior supe que Martín y Ana tendrían algo en este  libro… ¡Vamos! ¿quién no se va a fijar en un hombre como él? Un tipo temerario, aventurero, que vive la vida como muchos no la sabemos vivir y que además de todo está más bueno que el mango helado en pleno verano! Ja! Ana hubiera sido tonta si no se hubiera fijado en él.

Pero a ver, no quiero saltarme el orden… disculparán mi impulso pero ando algo hiperactiva porque me han tenido de manos cruzadas sin escribir reseñas.

Al final del primer libro, Ana decide irse para escribir el guión que tiene pendiente y el tema de su libro, pero la pobre Ana tiene tantos meollos en la cabeza… ¡pobre mujer! La verdad es que ahí uno se da cuenta de que a veces una mujer, por mucho que uno crea conocerla por lo que ve, en verdad no la conoce de nada, porque estoy segura que nadie que la conociera sabría o se imaginaría las cosas que tenía en la cabeza, y más después de lo que pasó con Hernan… ¡Ay ese muchacho! Ana se metió en un gran lio y se enteró de lo que había pasado con él y Martín, pero créanme chicas… CRÉANME que se caerán de trasero como Condorito cuando se enteren como fue todo el asunto… ¡Uf! créanme que es inesperado y les despertará una serie de sensaciones y pensamientos, tantos que no sabrán que hacer con ellos.

Como recordarán, Martín es primo de Hernan y está en silla de ruedas debido a un altercado que ocurrió años atrás y en el que Hernán fue protagonista, sin embargo ese cambio en su vida no es un limitante para todo lo que Martín disfruta hacer, y es justamente eso lo que dejó atrapada a Ana en un principio. Su fuerza, su espíritu, el mostrarse como una persona libre e independiente provocó en Ana una gran admiración en este hombre y se preguntaba ¿cómo hacia él para ser feliz a pesar de lo que le había sucedido? y más cuando ella se encontraba en ese meollo que no la dejaba en paz.

La preocupación de Ana porque Martín se llegara a enterar lo que había pasado entre ella y su primo la carcomía, le preocupaba, aunque no entendía muy bien por qué, pero con el paso de los días, un par de mensajes en Facebook y un par de circunstancias inesperadas, hacen que Ana termine en el “Quinto Infierno” con Martín y se quede ahí por unos días por fuerzas mayores caninas (cuando lo lean van a entender).

¿Saben? usualmente en las novelas de este índole los protagonistas masculinos son perfectos, unos dioses en la cama, son ideales, pero en esta novela las cosas son un tanto diferentes, ya que nos muestra una situación realista de lo que es la vida y de lo que el amor puede llegar a hacer… sí, dije “el amor”. El amor es mágico y logra que todas las barreras que en su momento pudieron levantarse, desaparezcan; el amor hace que la pasión de vuelva desenfrenada, dejando a un lado los impedimentos, temores o dudas; el amor logra que los obstáculos no se muestren tan importantes y nos da la fuerza para luchar.

Pero… eso es algo difícil de disfrutar cuando Hernán aparece en ese paradisiaco lugar.

¡Uf! ese muchacho si pone las cosas difíciles, la verdad es que no solo es incómodo, sino que por momentos les despertará ganas de golpearlo, de darle una cachetada bien merecida o pegarle un sopapo en la cabeza que lo haga reaccionar, como en otras situaciones querrán abrazarlo, consolarlo y hacerle sentir libre de culpas, de remordimientos, les despertará ganas de decirle que el pasado está en el pasado y que no hay nada que se pueda hacer para cambiarlo, simplemente hay que afrontarlo.

Es en todo ese meollo, cuando creemos que todo está claro como el agua del Caribe, cuando la bomba explota de la forma menos esperada y más incómoda.

Cómo les dije en un principio, esta parte, cuando se enteren de todo, hará que sientan un sinfín de cosas. No sabrán que creer ni que pensar, no sabrán a quien culpar y la confusión entrará en su mente. Sentirán compasión, pena, lástima, cólera y desesperación… una gran desesperación cuando vean lo que un hombre ahogado en la tristeza y depresión puede llegar a hacer cuando ve que ha perdido a la mujer que ama.

Esta es una novela corta, pero vaya manera de haber sido escrita. Verónica supo plantear perfectamente en estas páginas todo tipo de pensamientos, sentimientos y situaciones, nos deja claro como se dieron las cosas y lo hace con una narrativa clara, precisa y perfectamente comprensible, demostrándonos que, como dije en una ocasión, la cantidad de páginas de un libro no tiene nada que ver con la calidad del mismo. Esta novela y la anterior son una demostración que, así como dicen que los perfumes vienen en los frascos más pequeños, las mejores historias también pueden venir en los libros más cortos.

¿Cómo termina todo esto? tendrán que investigarlo y sufrir como lo hice yo, pero créanme que quedarán con unas ganas inmensas de querer saber un poquito más de lo que se le espera a estos personajes a los que les toca vivir cosas tan difíciles, sin embargo tiene un final interesante, en el que cada uno encuentra lo que busca… aunque dudo de que “todos” lo hayan logrado como lo pintan.

Estoy segura que después de leer esta historia, comprenderán que el amor viene en diversas formas, tamaños, colores y situaciones, y que puede llegar a ser tan real, hermoso e intenso, que las hará llegar hasta donde sea por él, aunque tengan que vivirlo en el mismísimo “Quinto Infierno”.

Pero chicas, solo les aviso que esta historia no termina aquí… no señor. Sólo esperen un poquito más que pronto sabrán más de Santiago, uno de los personajes guapérrimos que conocerán en esta historia y que, por lo que he estado leyendo, dejará a más de una con las braguitas por los suelos.

Gracias Verónica por esta linda historia. Quedo a la espera de la próxima en la que tú serás la gran protagonista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s