RESEÑA TODO POR ESA BOCA

514o6Zmq4BL._SX343_BO1,204,203,200_Oh sí! Que hermoso es casarse con el hombre que amamos! Un hombre que además de buenote, es profesional y besa el piso por donde caminamos. Que bello es saber que a partir del día de tu boda, despertarás todos los días y tendrás a esa persona que amas al lado y te dará los buenos días con besos y un sexo desenfrenado.

Sí, definitivamente suena bello, pero ¿les digo algo? Cuando pasan unos cuantos años después de la boda perfecta y te encuentras con cuatro hijos pequeños a los que te dedicas mañana, tarde y noche mientras tu flamante marido se entrega al 200% a su trabajo, te das cuenta que las cosas no son tan hermosas que se digan.

A ver, no digo que todo es feo… ¡NO! Los hijos son algo hermoso y el amor por el hombre con el que te casaste sigue ahí, latente y fuerte! pero hay otros elementos que cambian con el tiempo, elementos que es necesario ponerles atención porque después hay consecuencias, y si no me creen pregúntenle a Verónica y Alex, los protagonistas de la  última novela corta de Mariel Ruggieri, “Todo por esa boca”, tercera parte de “Por esa boca” en la que veremos como es la vida de estos dos personajes a los que tanto amamos en los primeros dos libros, después de haber transcurrido 4 años de su matrimonio.

¿Se acuerdan como eran ese par? Dios! Tenían un nivel de pasión increíble! de hecho estoy segura que muchas nos enamoramos de Alex por ese talento y esa pasión tan descontrolada con la que llevaba a Verónica a las estrellas, y ella no se quedaba atrás, pero ¡vamos chicas! ¿4 hijos?… ¡joder! Lo pienso y me estreso! Verónica es una mujer joven, de apenas 26 años, profesional, sexy, pero ¿se imaginan lo que es para ella estar en casa con sus pequeños y haberse alejado de la carrera que tanto ama para dedicarse a su familia? Uuuff!

Imagino que muchas de ustedes se sienten identificada con ella, y no me incluyo porque no tengo hijos, sin embargo trato de ponerme en su lugar y, honestamente, ¡no sé como no se ha vuelto loca! Y Alex pues… él sigue siendo único, amoroso, entregado, apasionado, pero ese trabajo que tiene…Ppfff… a veces uno comete el error de vivir para trabajar y no trabajar para vivir y algo así es lo que sucede en este caso.

No les pienso decir mucho más, creo que me he dejado llevar por la emoción y la realidad que se plasma en esta tercera entrega de esta historia que tanto amamos, y es que la frustración y esa cantidad de preguntas que Verónica se llega a hacer en su momento, es algo que muchas mujeres viven! ¡¡Aaaacch! dan ganas de meterse en el libro y abrazarla, porque a pesar que tiene ayuda en casa para atender a esos diablillos, hay cosas en las que nadie puede ayudarnos y esas cosas están en nuestra cabeza.

Además chicas, ustedes saben que las mujeres pensamos… ¡MUCHO! Las mujeres somos expertas en hacer suposiciones, en dar por hecho cosas sin que haya una prueba contundente, y más cuando se está en la posición de Verónica. Difícil… muy difícil! ¡Aaah! Y si a eso le sumamos lo misterioso que comienza a comportarse Alex y las decisiones que comienza a tomar en la empresa sin antes consultárselo a Verónica pues… se imaginarán lo que pasa ¿no?

¡BOOM!

¿La verdad? creo que cualquiera de nosotras hubiera reaccionado como lo hace Verónica… aunque creo que se le va un poquito la mano… pero bueno a cualquiera le pasa ¿no?

Este es una novela corta que en pocas páginas vuelve a causarnos toda esa serie de sentimientos que sólo Vero y Alex pueden provocarnos. Una combinación de pasión, berrinches, celos, malos entendidos, sorpresas, reencuentros con el pasado, que nos harán vivir una lectura llena de calor y emociones encontradas. Además, tiene un final y un bonus increíblemente divertido en el que nos encontraremos con un par de personajes a los que queremos muchísimo.

Este es el final de la historia de Alex y Verónica, una pareja que con todas sus diferencias y problemas que tuvieron que enfrentar, aún después de casados, lograron que el amor y la pasión ganara y se mantenga siempre presente en sus vidas. Una pareja única, particular e inolvidable a los que siempre recordaremos como aquellos que siempre lo dieron “Todo por esa boca”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s