Reseña Pídeme lo que quieras y yo te lo daré

11953573_10206311367935007_8861871056070295899_o“Pídeme lo que quieras” es una de las historias que más me caló. ¿La razón? Pues porque fue la tercera trilogía de romance erótico que leí, pero a pesar de que he leído muchos pero muuuuchos libros de esta línea, ésta saga ha sido, para mi la mejor, y no lo digo solo por sus escenas ardientes, lo digo por sus personajes, por el carácter de cada uno y por la historia en sí.

Que conste que no estoy diciendo que es la única historia que me ha gustado… no, nada de eso, pero cuando lees una novela cuyos nombres de los personajes jamás puedes olvidar y no te cansarías de leer, te das cuenta que es una buena historia porque se marca en tus recuerdos, en tu vida, en tu mente y en tu corazón.

Les diré que digo todo esto porque nunca escribí una reseña de la que era, hasta ese entonces, una trilogía, porque todavía no tenía mi blog y no me animaba a reseñar, pero ahora que leí “Pídeme lo que quieras y yo te lo daré”, 4ta entrega de la saga, me dije “esta es tu oportunidad de decir todo lo que piensas Melina” así que por eso que estoy hablando tanto.

Uff! En fin, creo que ya dije lo que tenía que decir, aunque sé que puedo escribir y escribir acerca de los primeros libros, pero esta reseña va dirigida a la última, así que acá vamos.

Cuando me enteré de este libro pensé en mil cosas, al fin y al cabo Judith y Erick ya tenían sus años de casados, así que debía ser una historia de la vida actual de estos personajes tan únicos e inolvidables, pero creo que me quedé corta.

Megan Maxwell, con su increíble forma de escribir, plasmó en este libro una realidad de lo que sucede en un matrimonio, porque vamos, no me van a decir que después de casados todo es color de rosa ¿verdad? hay sus altibajos, existen las discusiones, las diferencias, las rutinas, existen los conflictos, las inseguridades por un cuerpo más llenito que antes… pero también existe la pasión, y vaya que estos dos supieron mantenerla exactamente igual que cuando eran novios.

Este par es único. Por una parte Judith, con su forma tan única y española de ser, con sus expresiones tan particulares, su forma de pensar y dejando salir a la guerrera que siempre lleva por dentro, y por otro lado Erick con su carácter tan frío, posesivo, protector, trabajador y sexy… muuuuy sexy, aunque debo decir que nuestro Iceman, después de todo este tiempo, ha tenido su par de cambios. Sí, ahora incluso se atreve a bailar, pero muuuy de vez en cuando.

Ahora, ya que hablamos del pasar del tiempo y de cómo las cosas cambian, no podemos olvidarnos de nuestro querido amigo Flyn, que en este caso es un adolescente, pero de esos a los que dan ganas de colgarlos de las orejas. ¡Por Dios! Yo no sé como aguantó tanto Judith, les juro que si me pongo a comparar lo que vivió en un principio con ese koreano versus a lo que le tocó vivir en este libro, definitivamente gana este último.

¡Aaach! Si hubiera podido meterme en el kindle y agarrar a ese muchachito entre mis manos, ya no estuviera vivo, pero en fin, es parte de la adolescencia y lamentablemente a uno les agarra por que otros, de hecho, también nos encontraremos con Luz, la sobrina de Judith, hija de Raquel. Esta chica, a la que conocimos también como una niña, ya es toda una señorita en busca de nuevas experiencias con los chicos, solo que a ella no es una Zizzerman, por lo tanto no es tan chula al momento de sacar de quicio a los demás, pero si les sacará una sonrisa… créanmelo.

En el trayecto de la historia nos vamos encontrando con situaciones que, como les dije en un principio, son parte de la realidad de una pareja. Imagínense, Judith, cuidando a sus hijos pequeños y a Flyn, Erick sumergido en el trabajo… ¿Cómo no se va aburrir cuando ella siempre ha sido una mujer de armas tomar? Y no es que no quiera estar con su familia, claro que no, pero las cosas cansan y a veces hay que darle un giro a las cosas ¿no? aunque estos giros no sean del agrado de Erick, pero vamos, ya sabemos que ella siempre logra sus objetivos, por algo es una guerrera.

Lo lindo es que, de forma paralela, también nos sumergimos en la vida de Mel y nuestro papasito Björn… Dios, ese hombre cada vez está más guapo! Yo no sé donde carajo están los hombres como él ¡lo necesito urgentemente! Uff! En fin, como se acordarán, esta pareja tuvo su propia historia en “Sorpréndeme”, que es otro pedazo de libro en el que nos reímos mucho, sufrimos y entramos en calor muuuchas veces.

Como recordarán Mel es ahora una ex teniente de carácter muy fuerte, llena de energía, que ama su hija Samy y adora al hombre que eligió, el abogado Björn, un hombre que además de guapo, sexy, sensual, y ardiente hasta el infinito, tiene un corazón de algodón, adora a la hija de Mel y ama a su mujer como nadie; pero así como Jud y Iceman, estos también tienen sus problemas, muy aparte claro de la negación de Mel por casarse, que es solo la cereza del pastel.

El libro está segmentado en la historia de la familia Zizzerman Jud, contada en primera persona desde el punto de vista de Jud y de Björn y Mel contada en tercera persona, haciéndonos ver la perspectiva total de lo que es la vida de estas dos parejas, sus encuentros pasionales, sus problemas, discusiones y todo lo que les rodea.

Aquí nos encontraremos además con otros personajes que ya conocemos como Raquel y Juan Alberto, Frida, Marta, Dexter y Graciela, otros nuevos como Dennis y Peter al igual que lugares claves, como el Sensation y Müller. Ahora, también conoceremos personajes a los que odiaremos, y créanme cuando les digo ODIAR. En este caso hablo de personas como Jordan, Héctor y Heidy en la vida de Björn y Mel, u otras como Ginebra y su flamante esposo Felix en la vida de Judith y Erick, y esta tipa… ella…. ¡AAAAAAH! No sé de qué manera expresar todo lo que siento al recordarla, les juro que no lo sé, y si bien tuvo su merecido, no puedo olvidar la forma en que me hizo sufrir… ¡PPPFF!

A ver, contaré hasta 10 para que se me pase. 1…2…3…4…5…6…7…8…9…10… Uf…. Mirén, les diré que al llegar a ese momento en el que saltó mi odio por esa tipa, sentí dolor…. Mucho dolor, angustia, decepción, cólera, creo que hasta me bajó la presión, y no estoy exagerando… ¡Ja! Ya las veré cuando lean el libro! Vendrán y me dirán ¡Oh Meli, cuanta razón tenías!… ya lo verán, léanlo y se acordarán de mi.

En el trayecto de la historia veremos que muchas cosas no cambian. Judith sigue tan cabezona como siempre, es muy divertida y como mujer me identifique mucho con ella, en todo lo que pensaba, lo que sentía, sus preocupaciones respecto a su relación y su familia completa, respecto a todo. Su manía por ocultar ciertas cosas, continúa, y la forma en que después suelta todo de un solo golpe, también.

Lo mismo pasa con Mel, su carácter y pasión por el mundo militar continúan siendo parte de ella, pero se ve en la situación de apoyar a su novio en una decisión que puede cambiar la vida de los tres, pero en este caso, sucede algo que nos dejará a todos como Condorito con el “plop”. Algo que surgirá de forma inesperada para la pareja, pero que sin lugar a dudas llegará para darles felicidad, aunque claro, esa felicidad llega después de haber pasado la tormenta.

Esta, en definitiva, era una novela necesaria. Las seguidoras de esta historia necesitábamos saber más de estos personajes de los que nos enamoramos y con quienes muchas soñamos en las noches (al menos yo los soñaba). Necesitábamos saber que había sido de ellos en su actualidad, saber si mantenían esa pasión tan desbordante y vivir junto a ellos su nueva vida en familia.

Por supuesto, Megan nos hizo vivirlo con bombos y platillos, presentando ante nosotros la vida actual de estos cuatro, sus problemas y soluciones, sus discusiones, sus juegos tan fuera de lo normal y cargados de erotismo, todo acompañado de esas clásicas pasadas entre ellos, pasadas que nos harán reír en cantidades, así como situaciones que nos harán replantearnos si el amor es para siempre… o peor aún… ¿qué tanto se es capaz de perdonar por amor?

¡Ja! Sólo les diré una de las cosas que aparece en la novela y me encantó, algo que es muy cierto y que al menos, en esta historia, es una filosofía vida indispensable: Si los momentos malos son tan terribles que eres incapaz de salvarlos, lo mejor es cortar por lo sano y dejar de sufrir por miucho que te cueste; pero si nada es realmente tan terrible, mi consejo es que no desaproveches ni un solo día de tu vida porque, por desgracia, nuestro tiempo en este mundo es limitado u , el día que te falte esa persona a la que adoras, maldecirás por haber malgastado esos momentos con enfados y malas caras” “No permitas que el enfado te bloquee. Se lista y disfruta cada instante de la vida, porque cada instante perdido es un instante que nunca… nunca volverás a recuperar”

¿Verdad que es hermoso?… es buenísimo! Ahora, ¿quién lo dijo y por qué? Eso tendrán que descubrirlo ustedes, pero es un consejo sabio que todas deberíamos de tomarlo en cuenta para ponerlo en práctica, créanme, a Judith le ayudó y mucho… bueno, a ella y a nuestro “gilipollas” (¡Ains! Como extrañaba esa expresión)

Una novela completa, cargada de amor, desenfreno, enojos, decepciones, alegrías, sorpresas, encuentros eróticos que nos bajarán las bragas en un dos por tres, cóleras, desesperación, angustia, muchas risas y consejos, todo esto y muchísimo más es lo que encontrarán en este libro que, sin duda, nos deja claro que la vida no siempre pinta de colores, aunque estemos muy enamoradas, pero lo importante es recordar, que pese a todos los problema, desacuerdos, o malos entendidos, el amor es siempre el vencedor de todo, es el que al poner todo en una balanza es el que resulta ganador, pero para ello se requiere lucha, coraje, confianza y comunicación, incluso hasta en las parejas más perfectas; luego de eso, sólo es cuestión que se digan mutuamente: Pídeme lo que quieras y yo te lo daré.

 

 

 

 

 

Anuncios

8 comentarios en “Reseña Pídeme lo que quieras y yo te lo daré

  1. Ahhh Melina…!!! Moría por leer el 4to. Libro de la saga y ahora con tu reseña ya me dieron más ganas de leerlo..es más, quien sabe que termine de leer el q tengo en manos ahorita y me brinque a “Pídeme lo que quieras y yo te lo daré” jajaja. Muy buena tu reseña Melina, muchas gracias cuchú jaja.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s