Reseña “Elisa”

150718_10152571674084200_6920074749771695534_nDicen que al final de la tormenta viene la calma, otros dicen que no hay mal que por
bien no venga, otros siempre dicen que cuando una puerta se cierra es porque una mejor se va abrir y así sucesivamente. Definitivamente hay montón de frases que existen para motivarnos ante las adversidades, pero creo que para el amor de Elisa y Jules le Blanc, ninguna de estas frases hubieran sido suficientes.

Sé que muchas dirán “Meli… ¿recién escribes la reseña de esta historia? ¿Ya ha pasado tiempo ¿no?” y sí, sé que esta historia de “Para Elisa” y “Por Elisa” de Lily Perozo no es nueva, pero recién terminé de leerla hace unos días atrás por un pequeño descontrol de lectura, pero creo que nunca es tarde para reseñar una historia de amor como ésta, que trasciende y nos lleva a vivir un romance intenso, complicado, sufrido, pero puro y hermoso.

Les diré que cuando comencé a leer la novela me pregunté ¿Cómo carajo va a lograr Lily que esto surja? ¿Cómo hará para que Elisa sea finalmente feliz con el guapo, hermoso, caballeroso, romántico y apasionado Jules, si está casada con Frank? A ver, me decía, Frank es un buen hombre, viejo, sí, pero bueno, es trabajador, adora a su mujer por sobre todas las cosas, tiene un hijo con ella, no es un hombre al que se le pueda odiar, aunque a ella sí, en su momento la consideré fría, apática y cruel, pero con el pasar de las páginas la comencé a querer y comprender… ¿Quién no podría entender a Elisa? Pero siempre surgía la pregunta de ¿qué pasará con Frank?

Elisa es una hermosa mujer pelirroja y joven que fue casada con un hombre muchísimo mayor que ella para que de esta forma le salvara el pellejo a su familia que no se encontraba en una buena situación económica, haciendo de lado los sentimientos de ella, sin importarle a la desgraciada de Deborah, su madre, las lágrimas de Elisa para que no la casaran, haciendo a un lado los deseos de esta chica y velando sólo por su interés y el de su familia. Ni siquiera Daniel, su hermano, pudo hacer nada, pero siempre está ahí, con ella, queriéndola, escuchándola y apoyándola en todo.

¿Se imaginan lo que es para ella eso? ¿Vivir con un hombre al que no ama, por el que sólo siente cariño y tener que entregarse a él para cumplir con su deber de esposa? Eso debe ser difícil, muy difícil. Para Elisa su única alegría es Frederick, hijo de ella y Frank, el único por el que ella se desvive, pero de ahí su felicidad siempre se ve opacada viviendo en esa casa que no hace más que recordarle o desgraciada que es su vida.

Pero todo cambia cuando aparece, ese francés tan caballeroso y guapo que llega para poner la vida de Elisa patas arriba. Él, que es casi un hijo para Frank, hijo del mejor amigo del marido de Elisa, llega para trabajar junto a él en su empresa y cambiar un poco el rumbo que su vida había tomado en su país, pero al llegar se encuentra con Elisa, y las cosas se salen de sus manos.

¿Saben? Lo increíble de todo esto es que uno sabe que Frank es un buen hombre. “Pobresito” piensa uno por momentos, “él no lo merece”, pero de pronto te dices “Ella tampoco merece vivir así, ella es joven y merece vivir el amor, sentir la pasión” entonces de repente te ves diciendo “¡A la porra la infidelidad! Ojalá que Elisa y Jules sigan juntos y sean felices” Increíble ¿no? la forma en que Lily logra sumergirnos en esta historia, haciendo que nuestros pensamientos se vean divididos es increíble, casi mágico, pero ¡Cuánto lo disfrutamos!

El amor entre Elisa y Jules es simplemente perfecto. Es de esos amores que te marcan, un amor sin el que ella ni él pueden vivir. Un amor cargado de locura, pasión y desenfreno. Ambos viven una pasión desenfrenada, loca, desesperante. Cuando están juntos nada ni nadie existe, sólo ellos dos, el uno para el otro.

11709415_909377192454088_7551411344235645374_nAmbos se apoyan se escuchan, se aconsejan, ambos se convierten en amantes, amigos y confidentes. En cada encuentro se descubren, se confiesan, se vuelven inseparables por ese amor que los une y los mantiene fuertes, valientes y dispuestos a todo, excepto a echar por la borda el matrimonio de Elisa, y todo por su hijo. Además, hay que tomar en cuenta que la historia surge en aquellos tiempos de antaño, donde un divorcio era un terrible pecado y no estaba bien visto, por lo que Elisa vive atada de manos, a la espera que un milagro suceda para que ella y Jules puedan ser felices.

No les pienso contar toda la novela, pero créanme que se enamorarán terriblemente de Jules, de sus frases en francés, de la pasión que siente por Elisa, de su forma de tocar el piano, del talento que tiene con sus manos para dibujarla a ella y sus rasgos, de la forma en que la apoya con Frederick ya que Frank siempre está en el trabajo y nunca tiene tiempo para ellos… Jules es ideal, es el hombre que toda mujer desearía tener en su casa y es el único que conoce bien a Elisa, el único que ha logrado descubrir las cosas que a ella le gustan y no, las virtudes que todos desconocen de ella y la calidad de persona que se oculta detrás de esa apariencia fría y hermosa.

Pero así como son felices en su burbuja, también sufren… y vaya que lo hacen. Les juro que en el segundo libro, “Por Elisa” sufrí bastante, pero fue ese sufrimiento lo que me hizo mantener el libro pegado en mis manos y poder terminarlo en tres noches.

En cuestión de dos páginas pasé de tenerle cariño a Frank a odiarlo con todas mis fuerzas, desear que le pase un carro por encima o que le den tres infartos de un solo tirón para que no tenga opción a sobrevivir. Llega un punto en que uno lo logra a odiar tanto…. ¡Viejo decrépito!

Créanme chicas, Elisa sufre mucho… muchísimo, le toca ser víctima de cosas inimaginables y su madre… esa vieja condenada…. AAACH! Y pensar que en esos tiempos existían mujeres así de malas e interesadas, y que decir de la abuela de Elisa, Margo…. esa mujer… Dios, les juro que esa señora nunca debió nacer porque sólo hace la vida de Elisa más difícil de lo que le toca vivir.

Sin embargo, a pesar de todo lo que Elisa sufre, debo admitir que es Jules el que sale más afectado. Les juro que ese hombre sufre como ningún otro y uno, mientras lee, la pasa tan mal como él. Creo que Lily se pasó… ¡pobrecito! Su desesperación, su locura por la mujer que ama lo hacen volverse loco y una como lectora va cayendo en desesperación a su lado. Su angustia, su impotencia, su tristeza y lejanía… él no lo merece, es demasiado bueno para que tenga que vivir lo que le toca vivir teniendo un corazón tan grande.

Les juro que no podía despegarme de la novela. Pasaban las horas y sin darme cuenta pasaba capítulo tras capítulo y me acostaba porque tenía que trabajar al día siguiente, de lo contrario ahí hubiera seguido, leyendo hasta que saliera el sol, y no es que me guste sufrir, lo que pasa es que leía y leía con la esperanza de llegar al momento en que la luz llegará a la vida de Elisa y Jules. Leía con la esperanza de que las cosas se volvieran a solucionar pero cada vez era más complicado, cada vez habían más obstáculos y más sufrimiento para estos dos corazones que se aferraban desde lejos y que se veían envueltos en un tornado de desesperación, un tornado que lograba llevarse también mis emociones y sentimientos conforme iba leyendo.

Pero como les dije en un principio, el amor siempre gana, por mucho que suframos y la pasemos mal, siempre es él el ganador, aunque pasen los días, los meses o los años, aunque el mal quiera ganar, aunque una obsesión nos quiera convencer, el amor siempre gana, porque el amor representa el bien. Claro que para que eso suceda se necesitan ángeles, ángeles que en este caso son representados por quienes menos lo esperamos y que no les pienso decir porque les arruinaría todo.

A pesar de todo lo que Jules y Elisa tienen que vivir, al final salen victoriosos, al final los malos obtienen su merecido, Frank recibe lo justo y Jules y Elisa encuentran la luz al final del camino… ¿Cómo? Eso es algo que tendrán que averiguarlo por ustedes mismas.

Definitivamente esta historia tan hermosa nos muestra que un amor como el de Elisa Jules supera cualquier adversidad y luchará siempre por salir victorioso, reinándose siempre como el sentimiento más grande y puro de todos los tiempos.

Anuncios

4 comentarios en “Reseña “Elisa”

  1. Hola Melina…me enamoré de tu reseña y estoy segura que lo haré mucho más de los libros. Con tu escrito nos invitas de una forma muy interesante y coloquial a leerlos…espero hacerlo pronto. Gracias y un abrazote.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que puedo decir de estos dos libros que no hayas dicho ya….Dios creo que es el libro con el que más he sufrido,es super intenso desde el momento en que frank descubre todo…y parece que nunca iban a salir de ese cayejón, demás esta decir que lily se pulió con esta historia, casi nos mata de dolor, pero todo a valido la pena la final.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s