Reseña La Chica del Servicio

m%C3%ADa

Les cuento que yo tengo un leve problema con ciertas cosas, y es que cuando a veces, mucha gente habla de algo, yo decido no hablar de la misma cosa, por ejemplo, cuando salió “El Señor de los Anillos” tooooodo el mundo hablaba de esa película, de lo buena que era y bla bla bla, pero acá su amiga se negó a verla hasta un año después y claro, la disfruté inmensamente y me encanta!

Pues les diré que lo mismo me pasó con “La Chica del Servicio”. Todo el mundo hablaba de esta trilogía, es más, me uní al grupo de “L@s Bipolares de Patricia Gueller” porque la curiosidad me mataba y no había leído los libros, hasta que hace unas semanas dije: “Bueno Melina, es momento de leer esta historia y enamorarte del famoso Matt Campbell“,  y vaya, más coladita no he podido terminar.

A ver, desde un principio supe que la historia trataba de una chica que entra a trabajar como “La chica del servicio” a una casa y di por sentado que se enamoraba del dueño o del hijo de los dueños, sin embargo, no me esperaba a un hombre como “Matt”… Matt, ese hombre es realmente increíblemente guapo, irritante, desesperante, amoroso, apasionado, trastornado y un sinfín de cosas opuestas que lo conforman.

Un hombre perfectamente complicado al que dan ganas de cachetear y al mismo tiempo de besar y acariciar, cosas tan contradictorias como su personalidad tan única y cargada de tantas inseguridades por culpa de la perra de su mamá…aunque bueno, a esa mujer no se le puede decir mamá.

La verdad es que, en general, los Campbell son una familia bastante especial. Karen y William son la cabeza de la familia y sus tres hijos Erick Matt y la odiosa de Roxanne son sus 3 hijos, unos más soportables que otros,  cada uno con una personalidad distinta pero que se aman incondicionalmente.

Por otro lado está nuestra amiga Giselle, la mujer del pecado, una joven que entra a trabajar a casa de los Campbell para juntar dinero y poder terminar su maestría. Una chica hermosa, sensual, con un cuerpo de infarto, un carácter de los mil demonios, y por su puesto, experta en contradecir a nuestro guapísimo Matt, sacándolo de sus casillas en todo momento.

Giselle viene de una familia conservadora, con dos padres acostumbrados a verla de la universidad a su casa y viceversa, y un hermano, Scott, que también está más bueno que Coca Cola helada en pleno desierto bajo 45 grados, al que conoceremos como “Musculitos”, quien también cuida de su hermana y protege en lo que puede.

Y bien, les acabo de presentar a los protagonistas de esta historia en general, personajes que con el pasar de las páginas, iremos conociendo y descubriendo secretos que nos dejarán con la boca abierta y la piel de gallina.

También conoceremos a otros personajes que se convierten en piezas importantes en la historia, ya que forman parte de la vida de los personajes, como Noa, Thomas y Dennis. Otros personajes a los que querremos mandar de paseo como Alicia y Sam que son un par de desgraciados representantes de la traición en su estado puro, y a a los papás de Giselle también, especialmente su papá… ¡Dios! que hombre tan odioso, malcriado y machista hasta cierta parte! créanme que desearán desaparecerlo en más de una ocasión.

La historia realmente tiene como base una situación delicada debido al problema que tiene Matt, un problema que hoy en día es bastante común encontrarse, pero que no tiene miramientos a la hora del amor, pero siendo honestos, cuando uno se enamora, se enamora de las personas tal y como son, con sus defectos y virtudes, sin embargo, eso no quiere decir que siempre podremos tener la fuerza para luchar por ese amor, son todo cuando hay situaciones que se salen de nuestras manos.

En el trayecto de la trilogía (tres libros y dos relatos), nos toparemos con ese tipo de situaciones en las que, al ponernos en el lugar de los personajes, en especial de Giselle, nos daremos cuenta que no sabríamos que hacer estando en su pellejo, porque créanme, estar al lado de un hombre como Matt puede ser la cosa más hermosa del mundo, más cuando es un romántico empedernido aunque él no lo quiera admitir, pero también es desesperante, ya que sus miedos y su constante inseguridad están presentes en todo momento y lo impulsan a reaccionar de forma incorrecta, impulsiva y explosiva, así que mis respetos para Giselle, porque realmente es una mujer con los ovarios bien puestos.

Habrán otros momentos en los que odiarán a Scoot y Roxanne, pero si entienden lo que es el amor y todo lo que uno es capaz de hacer en su nombre, entenderán por qué lo hicieron, porque se llegan a comportar como lo hacen y les abrirán un espacio en su corazón nuevamente, especialmente cuando lean “No juegues conmigo”.

Debo decir que las escenas de pasión son increíbles, escenas calientes y descritas tan perfectamente que nos imaginamos absolutamente todo en nuestra mente y nos hace volar a lo más alto con las cosas que hacen, pero créanme que así como lo pasaremos tan bien con esas descripciones, viviremos cada uno de los miedos y de las situaciones llenas de tormento que los personajes vivirán, en especial uno donde Matt se volverá completamente loco y querremos matar a Giselle, o bueno, al menos yo llegué a odiarla, pero después lograrán entender la situación, así como me pasó a mi, porque vale, a veces es fácil culpar a la gente cuando solo conoces una de las versiones, pero cuando conoces el otro lado de la moneda y entiendes las razones, el chip te cambia por completo.

Será en esoso momentos cuando nos daremos cuenta que lo que dice el refrán es muy cierto: “No hay mal que por bien no venga”. Lamentablemente a veces hay que pasar por momentos cargados de dolor y desesperación para que las cosas cambien de forma positiva, para darnos cuenta de los errores que estamos cometiendo y para luchar de una forma diferente en caso que la vida nos de una segunda oportunidad. En este caso, Matt y Gis tienen que pasar por un momento lleno de dolor y desolación, vivir bajo los ojos de todo el mundo, buscando la forma de mejorar y otros buscando la forma de sobrevivir, pero como les digo, al final todo vale la pena.

Una historia que nos habla de amor, de los errores que a veces cometemos, de la forma en que nuestro comportamiento puede afectar el futuro de aquellos que amamos, especialmente nuestros hijos. Una trilogía que nos muestra que cuando existe el amor, nos podemos enfrentar a cualquier cosa, aunque a veces el miedo se ponga por delante y nos toque darle cara y pelear con uñas y dientes.Una historia que nos enseña que para ser padres y amar a nuestros hijos, no es necesario llevar la misma sangre, sólo es necesario el amor.

Una novela donde la fuerza, la lucha, el carácter, la perseverancia, los miedos, las inseguridades, las enfermedades, la traición, el desahogo, la pasión y el amor, se verán involucrados en un constante enfrentamiento para lograr que el amor de Matt y Gis salga victorioso, y créanme que al final todo el sufrimiento y los malos momentos, habrán valido la pena.

“La vida es tan compleja que nos equivocamos y tropezamos con la misma piedra muchas veces. Hay que tener valor para reconocer el error”

Anuncios

3 comentarios en “Reseña La Chica del Servicio

  1. Hola meli…nos paso algo similar al del señor de los anillos, primero vi la segunda del señor de los anillos y mas por acompañar a una amiga que le fascinaba y terminé enamorada de la saga….ahora con la chica de servicio no sabía que era famosa, la leí hace varios meses y de pura casualidad, había terminado de leer un libro y no sabia que més leer así que buscando de casualidad me los encontré, me sorprendí cuando matt era bipolar, no lo imaginé, aunque si se notaba que le pasaba algo, realmente ha de ser dificil tener ese transtorno, odie a giselle cuando lo dejo, pero de cierta manera era necesario, la verdad es que debe de ser dificil tener una pareja asi, por que el es un poco impulsivo y colérico. La saga me gusto, por el hecho de que el no es tan perfecto como uno cree, pero el por giselle está dispuesto a mejorar, definitivamente odio a su mamá, que prefirió estar con un hombre y dejar tirado a su hijo, pero bueno tuvo suerte de que su propia tía lo adoptara.

    Le gusta a 1 persona

    • Completamente de acuerdo contigo Lauris. Matt es perfecto a su modo, porque siendo honestas, si él no hubiera tenido ese problema la historia no hubiera sido tan genial. En definitiva es una linda historia, con altos y bajos y personajes inolvidables!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s