Cristina Prada comparte adelanto de ” Manhattan Crazy Love”

11817205_439732239543309_6875432277164961053_nCristina Prada, autora de la reconocida trilogía “Todas las  canciones de amor que suenan en la radio” se nos viene con una nueva historia, “Manhattan Crazy”, primera entrega de la saga Manhattan Love.

La escritora compartió con sus seguidoras y seguidores la portada de esta primera entrega, la cual empieza y termina en el mismo. “Cada libro es autoconclusivo, siendo los protagonistas de cada libro secundarios en los otros. Seran Manhattan Crazy Love, Manhattan Exciting Love y Manhattan Sexy Love” explicó la autora.

Agregó también que el libro saldrá publicado en octubre bajo el sello de “Zafiro” de Editorial Planeta, y como regalo compartió un adelanto en el que vamos a ir conociendo a Donovan y Katie.

¿Quieren leerlo? Pues ¡acá se los dejo!

ADELANTO

(…)

11807693_439366962913170_6968773253870491626_o-1“Cuando entro en su despa

cho, él ya está sentado a una exclusiva y sofisticada
mesa de diseño de acero blanco y cistal templado. Toda la habitación trasmite ese aire de pura sofisticación y acento cosmopolita. Hay un enorme sofá blanco y encima de él un fantástico cuadro lleno de color y fuerza. No sé de qué artista es pero parece de la escuela callejera del Nueva York de los ochenta. Junto a la mesa hay una estantería repleta de libros, revistas catalogadas y coches de colección. Hay al menos tres y no parecen de esos que vienen en fascículos de kiosco, más bien son de los que hizo un artesano en centro Europa y cincuenta años después se venden en una subasta en la televisión por cincuenta mil dólares.

A su espalada se levanta un inmenso ventanal con unas vistas increíbles. Central Park, mi lugar favorito de toda la ciudad, se rinde a sus pies y a su lado los rascacielos más asombrosos.

– Si ya ha dejado de admirar las vistas de mi ventana como si acabara de llegar del sur profundo y fuese la primera vez que ve un rascacielos, me gustaría empezar con la entrevista. No quiero perder más tiempo del necesario.

Su comentario me hace clavar de nuevo la vista en él. Observa unos papeles sin darle la mayor importancia a las palabras que acaba de decirme.
Es un auténtico capullo.

Lo miro y abro la boca dispuesta a llamarlo de todo, pero entonces él alza la vista y me observa fijamente. Tiene unos ojos impresionantes. Son de un verde diferente, casi azul. Creo que son los ojos más bonitos que he visto nunca.
Hace un gesto exigente con las manos apremiándome a decir lo que quisiese que fuese a decir, pero yo estoy conmocionada. No entiendo qué demonios me está pasando. Solo quiero mandarlo al infierno y seguir con mi vida, pero mi cuerpo se niega a cooperar.

– Desde luego no eres muy espabilada, pecosa.
¿Qué?
– ¿Acaba de llamarme pecosa? – pregunto con un tono de voz tan atónito como visiblemente molesto.
– Tienes pecas así que te llamo pecosa – responde como si fuera obvio -. A cada uno se nos conoce por nuestro rasgo más distintivo. A mí puedes llamarme señor increíblemente atractivo – sentencia de nuevo con esa maldita sonrisa.
Rio escandalizada y furiosa, muy furiosa.
– Si te sientas y acabamos la entrevista, te dejo que te quedes en el sofá y me mires embobada desde allí mientras trabajo.
– Es…
Llaman a la puerta y otra vez vuelven a interrumpirme. Ahora mismo solo quiero llamarlo de todo. Bastardo engreído y presuntuoso.
Da paso y su sonrisa se ensancha como si supiese exactamente lo que me pasa.
Lola abre la puerta, camina decidida y le entrega un papel.
– El curriculum de la señorita Conrand. Lo había traspapelado.
El señor Brent coge el papel sin dar las gracias y comienza a revisarlo. Yo miro a Lola inquieta en demasiados sentidos. Estoy nerviosa y quiero marcharme de aquí. Además, apostaría los veintiséis dólares que tengo en la cartera, y en mi vida en general, a que ese curriculum acaba de escribirlo ahora mismo. Ella me mira y respira hondo invitándome a hacer lo mismo. Al ver que no se marcha, el señor Brent alza la vista del documento y clava su mirada en ella hasta que Lola se da por aludida, se disculpa y se va.
Cuando escucho la puerta cerrarse a mi espalda, estoy preparada para llamarle gilipollas y largarme.

– Bueno, señorita Katie Conrand – comenta ojeando “mi” hoja de vida -. Nadie le ha dicho que los curriculum sin foto no van a ninguna parte. Además, no es demasiado fea. Hay quien la contraria solo por eso.
Eso ya ha sido la gota que ha colmado el vaso. Estoy demasiado cabreada. Apoyo las palmas de las manos en la mesa y me levanto como un resorte. Él alza la mirada.
– ¿Dónde cree que va? – pregunta arisco.
– ¿Sabe? Prefiero cortarme todos los dedos de las manos antes de trabajar para usted.
Me giro concienciándome de que no puedo asesinarlo en su despacho y camino hasta la puerta. Pero entonces le oigo sonreír a mi espalda y definitivamente no entiendo nada. Sin saber ni siquiera por qué y a pesar de no haberla visto, me doy cuenta de que es una sonrisa completamente diferente a las que le he visto hasta ahora. Suena sincera, como si realmente le divirtiese.
– Cobrarás unos setecientos a la semana.
Esas seis palabras me dejan clavada en el elegante parqué. Es casi el doble de lo que cobro ahora y solucionaría todos mis problemas de un plumazo. Ah, pero no quiero trabajar para él. Es odioso y está como un tren, una combinación horrible.”

*Diseño de Arfan: Tiaré Pearl

Anuncios

7 comentarios en “Cristina Prada comparte adelanto de ” Manhattan Crazy Love”

  1. Pingback: Manhattan crazy love - Literatura romántica | Mundo Khamira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s