Reseña de “La Tentación”

¿Saben? Todos los días cuando estoy en mi depar10991420_458240660998318_5869898770433888677_otamento, me voy al balcón con mi Kindle y me siento cómodamente en mi silla de lectura para comenzar a leer durante las próximas 3 o 4 horas. Ese balcón es mi punto cero, mi área zen; pero ayer, ese espacio de paz y tranquilidad estuvo a punto de incendiarse por el calor que brotaba de mi cuerpo, y ¿saben quien es la culpable? pues nada más y nada menos que Mariel Ruggieri y su novela “La Tentación”. 

¡Ay Mariel! ¿qué voy a hacer contigo mujer? no haces más que seguirnos sorprendiendo y dejarnos prendadas de tus novelas, pero sobre todo de sus personajes tan inolvidablemente sensuales y llenos de pasión y amor.

Como saben, esta es la historia de Leonor, la joven amiga de Pilar, protagonista de “Atrévete” y de Hugo Villanueva, un comisario que no hará más que despertar suspiros y ganas de terminar esposadas y detenidas en un calabozo.

Leonor es pura dinamita. ¡Qué muchacha por Dios! Es arriesgada, aventada, va por todo, luchadora y atrevida, y él, Hugo, es algo así como una barra de chocolate andante, y no lo digo sólo por el tono de su piel, lo digo por todo lo que provoca. Créanme que cuando tengan la novela, lean sus frases y lo imaginen en su mente, será como si un pedazo de chocolate se estuviera derritiendo en sus bocas… y en otros lados.

Él hace de todo para evitar caer en la tentación y ella hace todo para que él caiga, pero la entiendo, creo que cualquiera de nosotras estaría encantada de hacer que un hombre como Hugo caiga en nuestras manitas, esposarlo y tenerlo encerrado en nuestra habitación por un buen tiempo.

En la historia también nos encontraremos con Pilar y nuestro lindo, guapo y sexy doctor Davies obviamente, así como también conoceremos a otros personajes a los que no querremos mucho, otros a los que no querremos en lo absoluto y otros que nos causaran gracia porque nos recordarán una frase que dice “Pueblo chico, infierno grande”, créanme, cuando los conozcan me darán la razón y quizá conozcan a alguna persona que se les asimile.

Ahora, ¿se han dado cuenta que la esencia de los mejores perfumes viene en envases pequeños? pues bien, esta novela es algo así como esas esencias, es corta pero nos deja satisfechas. Es completa  extremadamente sensual y romántica al estilo Ruggieri. Una novela de narrativa ágil, que se lee rápido,  pero con la que disfrutas cada página al 100%. Cada párrafo, cada diálogo y pensamiento te llenan y conquistan sin dejarte dudas.

Las situaciones que aparecen en esta novela son… ¡Uf! Hacen que nos olvidemos del pudor, de la vergüenza, ¡de todo! Hacen que cada detalle se torne seductor, que cada movimiento se vuelva anhelante, y es que Ruggieri tiene ese talento para volver las cosas que consideramos sencillas en algo completamente único, ya que siempre busca la forma de darle una vuelta cargada de pasión. Y es que Mariel tiene incluso la habilidad de convertir un plato de huevos revueltos en el plato más afrodisiaco que puede existir.

Leonor y Hugo son una pareja simplemente perfecta por todas sus diferencias. Ellos se complementan perfectamente por su diferencia de edad, por su diferencia de clase social, por su diferencia de personalidad y por su diferencia de color de piel.  ¿Por qué los hace perfectos? porque demuestran que para el amor y la pasión, ninguna diferencia existe, ninguna diferencia vale, ninguna diferencia importa, y eso hace el amor de Leonor y Hugo sea perfecto.

Una hermosa historia que nos recuerda que cuando amamos, somos capaces de sacrificarnos por todo, somos capaces de olvidarnos de nuestros propios deseos con tal de cumplir los de la otra persona; somos capaces de hacer a un lado los defectos de la persona que amamos y dale más valor a sus virtudes; que nos enseña que cuando amamos, todos somos iguales, sin diferencias ni estatus sociales, que nos volvemos fuertes y a la vez vulnerables, tan vulnerables que caemos en esa  irresistible tentación de felicidad que nos espera al lado de la persona que se convierte en nuestro todo.

De mi parte,  sólo me queda encontrar una manzana que tenga sabor a chocolate.

“La mejor forma de librarse de la tentación, es caer en ella.”
Oscar Wilde.
Anuncios

2 comentarios en “Reseña de “La Tentación”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s