Reseña de “Rendición. Hay amores para toda la vida”

10937473_867546476600804_818765886_nTerminé de leer la primera parte de la biología, y sin detenerme comencé la segunda parte porque no podía quedarme así!

Mi angustia se mezcló con la emoción y la ilusión por saber lo que pasaría y el resultado fue…¡CHAN CHAN CHAAAAN!… Una explosión de emociones conjuntas!

Cómo saben, en el primer libro conocimos el presente de Samantha y Alessandro, pero sobre todo conocimos el amor que vivieron en aquel verano en la Toscana. Conocimos todo acerca de su amor y nos quedaba pendiente saber que sucedería cuando Alessandro fuera a la audición y se encontrara frente a frente con Samantha.

Miren, la verdad es que no hubiera querido estar en los zapatos de esta mujer. ¿Se imaginan estar frente al hombre del que se enamoraron hace cuatro años y no poder tocarlo?… ¡Dios! es que eso es tener los ovarios bien puestos.

Alessandro viajo a los Estados Unidos con un solo objetivo: Recuperar a Samantha y decirle todo lo que en aquel momento no le dijo, sin embargo hay ciertas dudas presentes, como el querer saber ¿por qué ella no lo buscó?… y bueno, esa es la misma pregunta que Samantha se hace… ¿Por qué Alessandro esperó cuatro años para admitir en una entrevista que se había enamorado? ¿por qué no fue a buscarla?

Demasiadas preguntas ¿no? pero tranquilas que en este libro se revela todo. Se dan respuestas, reviven el amor, se dejan llevar, pero a la vez les toca enfrentarse con cosas que no existían cuando se conocieron.

¿Cuáles?

Bueno, deben tomar en cuenta que cuando vivieron aquel romance, estaban solos, lejos de sus familias, lejos de su realidad, sin embargo ahora hay cosas a las que tienen que enfrentarse, por ejemplo a Dylan, el novio de Samnantha. Un hombre bueno que le a entregado todo, pero con el que ella nunca se sintió tan bien como se sintió con Alessandro. Por otro lado está Susan, la mamá de Sam, una mujer fría que nunca apoyó a su hija en la profesión de la escritura y que es la culpable de muchos de los temores de Samantha.

Sin embargo, Alessandro es todo lo contrario. Su familia es diferente, su mamá es un amor de mujer (de hecho, la quiero como suegra) y su papá es un hombre comprensivo y bueno, y Lissandro, su hermano que a demás de ser piloto de avión, es un gran amigo para Ale. Pero como en toda familia, hay siempre una ovejita negra, y en este caso es la hermana menor de Alessandro, Paula, la hermana que en el primer libro se muestra alejada de su hermano mayor se muestra en esta segunda novela como una chica fría, alejada de todo lo que fue en su momento, pero llegamos a conocer la razón de su cambio. Una razón que a cualquiera hubiera vuelto así, pero que con el amor de su familia, vuelve a tener el inmenso corazón que tenía antes de los sucesos que la hicieron cambiar.

En esta historia también conoceremos un poco más de Diana, la hermana de Samantha, quien a pesar de tener una mente más liberal también termina cayendo en las garras del amor, y de Nicholas, el hermano de Samantha que termina al lado de quien menos esperábamos.

Nos encontraremos con situaciones tristes, corazones rotos y decepciones, también nos encontraremos con comportamientos divertidos e infantiles, como las escapadas que Samantha y Alessandro tienen que dar para poder dar rienda suelta a la pasión que sienten el uno al otro.

Los miedos estarán presentes, las inseguridades, la desconfianza y los celos….¡ufffff! malditos celos! ellos siempre se encargan de hacer que las cosas se arruinen y esta historia no es la excepción, pero todo se arregla, se arregla de la mejor manera, de una forma romántica, hermosa, digna de esta novela o de una película de Hoollywod.

Una novela en la que vemos que, cuando el amor es lo suficientemente fuerte, puede vencerlo todo, puede vencer los miedos, las inseguridades, puede darnos la fortaleza de enfrentarnos a aquellos que nos limitaron o a quienes temíamos, puede hacer que un corazón se ablande, que resurja el cariño.

Una historia que nos muestra que para ser felices, hay que superar obstáculos, pasar tormentas, adversidades, porque al final la recompensa nos mostrará que todo ese camino recorrido y todas las dificultades, valieron la pena.

Alessandro y Samantha son dos personajes que han quedado grabados en mi corazón. Un romance único que fue más allá de un amor de verano. Un amor que con el tiempo se fortaleció y se enfrentó a todo, porque cuando amamos por completo, no hay nada mejor que confiar y darse a la rendición para ser felices para toda la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s